El PP 'afila' los cuchillos