El Pozo de los Humos... 'de primavera'

Ver album

Una de las maravillas de la naturaleza de Salamanca presenta un aspecto envidiable con un nivel de agua notable, pero sin la 'grandeza' de semanas pasadas como consecuencia de las copiosas lluvias.

El parque de las Arribes del Duero acoge en su seno a una de las maravillas de la naturaleza de Salamanca, que no es otra que el Pozo de los Humos, que presenta un estado primaveral. O lo que es lo mismo, ha dejado atrás la pertinaz sequía de meses pasados, pero su volumen de agua no es el prolífico de semanas anteriores por las copiosas lluvias.

 

El mes de abril ha dejado un Pozo de los Humos, que se ha convertido de nuevo en un atractivo turístico para muchos y que no deja indiferente a nadie por su cascada de agua, su entorno natural y todo lo que repsenta para el medio ambiente.

 

DOS CARAS: NOVIEMBRE Y MARZO

 

 

Hace poco más de un mes, (el 6 de marzo) la espectacular caída en forma de nube de humo del agua en el curso del río Uces, entre los términos municipales de Masueco y Pereña de la Ribera (Salamanca), fue uno de los atractivos turísticos de las Arribes del Duero. Un espectáculo lleno de agua que muchos aprovechan para no perderse.

 

LA HISTORIA DE UNA MARAVILLA NATURAL

 

El Pozo de los Humos es una cascada que tiene una caída en vertical de unos cincuenta metros; la caída de agua es de tal magnitud que sobre el pozo donde se precipita se levanta una colosal nube de vapor similar al humo, que da nombre a esta espectacular cascada.

 

En realidad, el río Uces, se bifurca justo en esta zona dando lugar, por un lado al Pozo de los Humos, y por otro, al denominado Pozo de las Vacas, cuyo nombre se debe a una historia local que cuenta que por allí se despeñó un carro cargado de trigo, que iba  tirado por dos vacas.

 

Lógicamente, el mejor momento para visitar el Pozo de los Humos es en épocas de lluvia, entre diciembre y mayo, cuando el abundante caudal del río permite contemplar la caída del agua en todo su esplendor, ya que el río Uces no tiene embalse regulador. 

 

El espectacular salto de agua quedó grabado en la memoria de Miguel de Unamuno, que lo visitó hasta en dos ocasiones y sobre la que escribió: "Es una de las hermosas caídas de agua ésta que puede verse entre aquellos adustos tajos"

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: