El postureo crece durante las vacaciones de verano... claro, si el calor lo permite