El portero del Sutton que se comió un bocadillo, investigado por posible fraude con una apuesta

Wayne Shaw

El portero del Sutton United Wayne Shaw, que se ha hecho famoso por comerse un bocata en el banquillo durante el partido contra el Arsenal de FA Cup, será investigado por las autoridades británicas, después de conocerse que la casa de apuestas que patrocina a este equipo de quinta división inglesa pagaba esa posibilidad 8 a 1.

El director de inteligencia de Gambling Commission -el organismo regulador que supervisa los juegos de azar británicos-, Richard Watson, advirtió de que "la integridad en el juego no es una broma". "Hemos abierto una investigación para establecer lo que ocurrió exactamente", avisó.

El guardameta, de 46 años y 116 kilos de peso, reconoció tras el partido que conocía la apuesta. "Pensé que sería una broma divertida y me decidí a hacerlo. Ya habíamos hecho los tres cambios y perdíamos 2-0. Fui a la cocina en el descanso y cogí el bocata. Era de carne y patata", detalló Shaw, quien negó haber apostado.