El plan del Club Deportivo Guijuelo conquista el estadio Helmántico
Cyl dots mini

El plan del Club Deportivo Guijuelo conquista el estadio Helmántico

El Guijuelo salió vencedor de un derbi en el estadio Helmántico (2-3) que comenzó soso pero acabó desatado. Un partido que se comenzó a ganar desde el banquillo con un planteamiento de Ángel Sánchez que le salió redondo. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

SALAMANCA CF UDS: Alcolea, Armando Lozano, Toño Vázquez, Vatousiadis, Sergio Molina, Manu Molina, Fer Ruiz (Martín Galván, min. 81), Pablo González, Owusu y Héctor Gómez (Moussa, min. 74).

 

CD GUIJUELO: Felipe Ramos, Raúl Ruiz, Jesús Muñoz, Carlos Rubén, Jonathan, Juanra, Carmona (Ayub, min. 62), Luque, Manu Dimas (Pallares min. 90), Fuster y Razvan (Iván Pérez, min. 83).

 

GOLES: 1-0, min. 25, Owusu. 1-1, min. 31, Dimas. 1-2, min. 87, Luque. 1-3, min. 90, Pallares. 2-3, min. 90+ Owusu.  

 

ÁRBITRO: David Gálvez Rascón (comité madrileño), asistido por David Bernal y Víctor Parra. Tarjeta amarilla a Toño Vázquez, Manu Molina, Armando. También se la mostró a los visitantes Carlos Rubén, Ayub. 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 5 de Liga disputado en el estadio Helmántico. 

El Club Deportivo Guijuelo conquistó el Helmántico en un partido en el que las ocasiones más claras fueron para el Salamanca CF UDS que, aunque llegó más, no acabó de estar nunca cómodo ante el plan que estableció el equipo de Ángel Sánchez y en el que los de la villa sacaron máximo rendimiento de su velocidad a la espalda de la zaga local. Los visitantes llegaron con la idea clara de tratar de ser firmes atrás, estar muy encima del balón, buscar sus opciones con su velocidad arriba y supieron reaccionar al primer tanto, un gran gol, de Owusu. La igualdad se mantuvo hasta los últimos minutos del encuentro en los que el choque se volvió literalmente loco demostrando que hasta que no pita el colegiado puede pasar absolutamente todo. 

 

Si algo buscó desde el minuto uno el CD Guijuelo es que los del Salamanca no estuvieran cómodos con el balón, muy encima varios jugadores de cualquier acción. Es más, lo que intentaron y consiguieron durante los primeros minutos del encuentro fue que no lo tuvieran. Más posesión visitante y envíos buscando las arrancadas de Dimas, con ventaja en la carrera sobre Antonis pero sin que ninguna de sus primeras incursiones lograra llevar peligro real. Al Salamanca le costó entrar en juego y empezó a conseguirlo cuando Pablo González y Owusu lograron tener contacto con el esférico.

 

Si algo se hacía evidente es que los dos equipos se habían estudiado durante la semana y conocían por donde podía venir los problemas. Mientras el Salamanca tenía que 'adaptarse' a su nueva sala de máquinas en la medular y sufría por la banda improvisada del jugador griego, en el Guijuelo Razvan evidenciaba que no está al cien por cien -fue duda buena parte de la semana-, y por ese flanco comenzó a crecer el ataque del Salamanca Club de Fútbol. 

 

Poco a poco los locales consiguieron que el equipo de Guijuelo desandara el paso al frente dado en el inicio del encuentro y con mayor posesión, movían más el esférico de lado a lado aunque aun sin profundidad y sin llegadas claras. Un cabezazo de Armando Lozano a la salida de un córner que no llegó a portería era el mayor peligro local mientras que en una contra por la derecha el centro de Raúl Ruiz no encontró rematador en la entrada desde atrás de Fuster y Dimas. 

 

No había dominador claro, se imponían los planteamientos defensivos y el partido necesitaba un agitador para desencorsetarse. Esa definición le va como anillo al dedo a Owusu que se erigió en protagonista a los 25 minutos de partido con un auténtico golazo porque desde 30 metros se soltó un zapatazo que colocó el esférico en la mismísima escuadra de la portería defendida por Felipe Ramos. Un tanto celebradísimo y que no solo puso al Salamanca por delante sino que por fin desató las hostilidades. 

 

El tanto espoleó a los locales que minuto y medio después tuvieron la oportunidad de aumentar su ventaja en una llegada con un balón en largo buscando a Fer Ruiz que enganchó un disparo que obligó a lucirse a Felipe Ramos. El partido parecía ponerse de cara para el Salamanca, con Owusu intentándolo de nuevo, pero es evidente que si algo le falta a este equipo es ganar en consistencia atrás y el Guijuelo lo sabe así que sorprendió en una salida a la contra, otra vez por la derecha, en la que Dimas, bien encimado por el zaguero, chutó demasiado cruzado con todo a favor para haber hecho el empate. 

 

No lo hizo a la primera, pero sí a la segunda. Una nueva contra tras buena presión en la medular y esta vez, entrando casi en solitario por el centro Dimas recibió el pase de Fuster y no perdonó para seis minutos después igualar de nuevo la contienda. En el Guijuelo habían vuelto a aparecer en escena Carlos Rubén y Juanra y hasta el descanso fueron los visitanes los que, sin llegar a poner en apuros reales a Alcolea, tuvieron el controlada la situación. 

 

  

Celebración de los dos goles (Foto: Chema Díez)

 

El paso por vestuarios le sentó mejor inicialmente al Salamanca CF que pisó el césped con más seguridad que su rival que se pudo complicar al minuto de juego con una pérdida en zona de área que dejó el balón a los pies de Fer Ruiz. Su disparo casi a bocajarro lo sacó Felipe Ramos a córner y en esa misma acción Antonis, entrando desde atrás a la zona del segundo palo cabeceó con toda la intención. Tocó con la yema de los dedos el guardameta y el balón se fue al larguero.

 

Dos toques de atención que, junto a la bronca de Ángel Sánchez desde la banda, devolvieron al Guijuelo al partido, algo que pasaba por la aparición de nuevo de los medios con Carlos Rubén más incrustado entre los centrales en la segunda mitad en clara intención de no descuidar espacios atras ante la movilidad de los Owusu, González y Ruiz y buscar alguna contra que podía llegar porque el Salamanca se volcaba y con el paso de los minutos a los hombres de centro del campo les costaba volver. 

 

Esa mayor presencia del Salamanca en la zona de ataque le pudo dar rédito tras una falta inocente por sacar la pierna a relucir demasiado alto de un zaguero visitante en la frontal. Manu Molina la tocó de forma exquisita buscando el palo derecho y con Ramos casi batido apareció por ahí de manera sorprendente Jesús Muñoz para arrollar a su propio portero y sacar el esférico bajo palos. La tercera clara que se le escapaba al Salamanca CF en los segundos 45 minutos. 

 

Imagen panorámica de la grada del Helmántico (Foto: Chema Díez)

 

El choque parecía caminar hacia el empate cuando la locura se desató a falta de tres minutos para que finalizara el tiempo reglamentario. Fiel a su plan el Guijuelo siguió insistiendo buscando balones rápidos a sus cuatro jugadores de arriba y en esas llegó el minuto 87 y apareció un futbolista de esos cuya calidad muchas veces no se aprecia en esta Segunda B pero que es incuestionable y vital para el Guijuelo. Luque llegó en solitario al área y se sobrepuso a un primer disparo de Fuster que rechazó Alcolea, para remachar y hacer el 1-2. 

 

Un tanto que noqueaba a los locales que dos minutos después cometían un error grosero en la zona de atrás dejando el balón a los pies de Pallarés que, aunque la tocó mordida, apenas tuvo que empujarla para hacer el 1-3. Ni por esas quedó todo decidido.

 

El Salamanca tiene recursos aun cuando está tumbado y Owusu, que aprovechó la cesión de cabeza de Moussa, lo demostró situando en el tiempo de añadido un 2-3, que dio alguna esperanza a la gradería local. Varios balones más llegaron aun al área aunque todo se quedó ahí porque al final el pitido del colegiado demostró que el plan del Guijuelo era el bueno. 

Noticias relacionadas