El plan de accesibilidad vez la luz después de dos años sin presupuesto pero con un respaldo unánime

El pleno aprueba por unanimidad el nuevo plan de accesibilidad, propuesto por el PSOE hace dos años y que incluye 164 medidas. El equipo de Gobierno se compromete a dotarlo de presupuesto adecuado y de un plan de aplicación.

Los grupos municipales han aprobado esta mañana el nuevo plan de accesibilidad de Salamanca, pendiente desde hace tiempo y que pone orden en las medidas que ya estaban tomando para mejorar esta faceta, como los conocidos rebajes de bordillos, las rampas o la aplicación de las obligaciones de la normativa nacional en cuanto a accesibilidad a edificios. Todos los grupos han votado a favor y han puesto fin a un proceso que se inició en julio de 2015 cuando el PSOE puso sobre la mesa una propuesta para elaborar un plan de accesibilidad que luego llegó al pleno como propuesta conjunta y se aprobó de manera unánime, a pesar de que ha tardado dos años en su elaboración.

 

La concejala socialista, Maribel Campo, ha lamentado las críticas de Ganemos desde hace tiempo al plan, y también en este pleno, sobre algunas carencias del plan a pesar de que la concejala socialista ha remarcado que ha sido un trabajo grupal. La concejala de C's Ana Suárez ha reconocido en su intervención la iniciativa del PSOE en su día, hace más de dos años, y el intenso trabajo en la elaboración del plan con la aportación de los grupos y de entidades. Por su parte, el PP ha recordado que incluye 164 medidas en doce ámbitos de actuación y el concejal García Carbayo se ha felicitado por la colaboración de todos los grupos. Entiende que el plan estratégico va a servir para que las actuaciones aisladas que se han acometido tengan más sentido.

 

El plan incluye poner en marcha una oficina municipal de accesibilidad para gestionar esta cuestión de manera global, a pesar de lo cual el PSOE ha criticado la falta de planificación y la falta de consignación económica para este plan algo que confía se solucione. Y extender las medidas a la mejora de la accesibilidad sensorial, algo a lo que se ha comprometido el equipo de Gobierno. "Cumplir estas espectativas requiere de un esfuerzo presupuestario acorde", ha reconocido el concejal, que ha adelantado obras en las dependencias municipales.

 

Ganemos ha criticado en primer lugar que el plan no ha sido aprovechado para poner solución a la presencia cada vez mayor de terrazas en la vía pública y de otros elementos que usan los negocios de hostelería. El Ayuntamiento es responsable de las licencias de ocupación de la vía pública y Virginia Carrera ha apuntado que se ha perdido la ocasión de abordar este debate aprovechando la aprobación del plan de accesibilidad, algo que está dificultado precisamente por sillas y mesas en muchas calles de Salamanca.