El peligroso acceso Sur de Salamanca tendrá aceras y una pasarela para los peatones

Avenida Saavedra y Fajardo.

Un proyecto dotará de elementos seguros para los peatones la conexión entre el polígono del Montalvo y el barrio del Zurguén.

La comisión municipal de Fomento y Patrimonio analizará y, previsiblemente, aprobará este martes el proyecto para acondicionar el acceso Sur de Salamanca, que en la actualidad se encuentra en una situación similar a la de otros accesos como el Norte, al que el Gobierno parece haber renunciado; el acceso Oeste por la Platina; o la conexión entre autovías en el barrio de Buenos Aires. Todos ellos están pendientes de arreglo para convertirlos en territorio amigable para los peatones.

 

El primero que pasa por comisión es el proyecto para arreglar este acceso Sur, el que conecta el barrio del Zurguén con la antigua carretera de Béjar y la autovía. En concreto, se analiza la primera fase para actuar, en el tramo de la N-630 entre la glorieta de Vettones y Vacceos y la comandancia de la Guardia Civil. Posteriormente se actuaría entre ese punto y el paso de la SA20. El proyecto tendrá un coste de cerca de 300.000 euros para el objetivo fundamental de conectar San José con el polígono y el Montalvo con el barrio del Zurguén.

 

La longitud de la actuación proyectada en la margen derecha es de 294 metros y en la margen izquierda de 223 metros, y supondrá la renovación de las aceras con la supresión también de los tramos de escalones, la creación de una banda de aparcamiento y de zonas ajardinadas, y la instalación de nuevo mobiliario urbano. El proyecto se completará con otro, en fase de redacción, que permitirá a los peatones acceder "en condiciones de seguridad" desde la intersección con la Avenida de Carlos I y desde el barrio del Zurguén a la zona industrial del Montalvo.

 

Por un lado, se afrontará la construcción de sendas aceras desde la comandancia de la Guardia Civil y hasta la rotonda que da acceso al polígono de El Montalvo. Recorrerán todo lo que ahora es la avenida Saavedra y Fajardo. Y por otro, se construirá una pasarela para conectar el polígono industrial con el Zurguén superando el obstáculo insalvable para los peatones que es hoy por hoy la rotonda de la SA20.

 

El pasado día 21 de mayo se dio el visto bueno al acondicionamiento del acceso Norte de Salamanca con un paseo peatonal y un carril bici, una inversión de 400.000 euros en la que el Ayuntamiento de Salamanca hace el papel que el Ministerio de Fomento se niega a hacer un año tras otro con la permanente demora del desdoblamiento de la calzada. Así que, por ahora, el esperado desdoblamiento se 'cambia' por un sendero peatonal y un carril bici.

 

Por otro lado, el Ministerio de Fomento no ha pasado todavía de la fase de proyecto la nueva conexión entre la A-62 y la A-66 en el Oeste de Salamanca, que debe sustituir a la rotonda del barrio de Buenos Aires que hace esas funciones en la actualidad. Este es uno de los puntos negros del tráfico en la capital.