El peligro que esconden los trapos de cocina

Trapo de cocina

La composición familiar y las prácticas higiénicas en la cocina afectan a la carga microbiana de los paños de cocina.

Investigadores de la Universidad de Mauricio han demostrado que factores como el tamaño de la familia, el tipo de dieta, el uso múltiple de los trapos, entre otros factores, afectan al crecimiento de patógenos en los paños de cocina, lo que puede causar intoxicación alimenticia. La investigación se presenta en 'ASM Microbe', la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Microbiología, que se celebra hasta el lunes en Atlanta, Georgia, Estados Unidos.

 

"Nuestro estudio demuestra que la composición familiar y las prácticas higiénicas en la cocina afectan a la carga microbiana de los paños de cocina --dice la doctora Biranjia-Hurdoyal, del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de Mauricio--. También descubrimos que la dieta, el tipo de uso y las bayetas de cocina húmedas podrían ser muy importantes para promover el crecimiento de patógenos potenciales responsables de la intoxicación alimentaria".

 

El 49 por ciento de los paños de cocina recogidos para el estudio tenían un crecimiento bacteriano que aumentó en número con los parientes, la presencia de niños y el aumento del tamaño de la familia. Las toallas para uso múltiple (limpiar utensilios, secarse las manos, sostener utensilios calientes, limpiar/secar superficies) tenían un recuento bacteriano mayor que las toallas de un solo uso y las bayetas húmedas mostraban un recuento bacteriano mayor que las secas.

 

De las 49 muestras que fueron positivas para el crecimiento bacteriano, en el 36,7 por ciento crecieron coliformes, en el 36,7 por ciento 'Enterococcus spp' y en el 14,3 por ciento 'S. Aureus'. "En este estudio, investigamos el papel potencial de los paños de cocina en la contaminación cruzada en la cocina y varios factores que afectan al perfil microbiano y la carga de paños de cocina", dice la autora principal del estudio, Susheela D. Biranjia-Hurdoyal, profesora titular del Departamento de Salud Ciencias de la Universidad de Mauricio.

 

MÁS BACTERIAS EN LAS BAYETAS DE FAMILIAS NO VEGETARIANAS

 

Se recogieron un total de 100 bayetas de cocina después de un mes de uso. Los investigadores cultivaron las bacterias y las identificaron mediante pruebas bioquímicas estándar. También determinaron la carga bacteriana en los trapos. Se aisló 'S. Aureus' a una tasa más alta de familias de menor estatus socioeconómico y aquellos con niños. El riesgo de tener coliformes ('Escherichia coli') fue mayor en las toallas húmedas que en las secas, en las toallas multiusos que en las de un solo uso y en las familias con dietas no vegetarianas.

 

Se detectó 'Coliform' y 'S. Aureus' a una prevalencia significativamente mayor de las familias con dietas no vegetarianas. 'Escherichia coli' es una flora normal del intestino humano y se libera en grandes cantidades en las heces humanas. La presencia de 'Escherichia coli' indica posible contaminación fecal y falta de prácticas de higiene.

 

"Los datos indicaron que las prácticas antihigiénicas al manipular alimentos no vegetarianos podrían ser comunes en la cocina --adiverte Biranjia-Hurdoyal. La presencia de patógenos potenciales de las toallas de cocina indica que podrían ser responsables de la contaminación cruzada en la cocina y podrían provocar  intoxicación alimentaria. Las toallas más húmedas y el uso multipropósito de los paños de cocina deberían descartarse. Las familias más grandes con niños y miembros mayores deberían estar especialmente atentos a la higiene en la cocina".