El patrimonio de Salamanca tiene quien lo proteja y rescate si llega una catástrofe

Bomberos y servicios de rescate

Bomberos y otros efectivos de rescate simulan en distintos puntos relevantes de la capital salmantina la protección monumental en catástrofes naturales.

Integrantes de distintos efectivos de rescate y protección como bomberos, guardias civiles, militares o miembros de Protección Civil participan en la primera edición del Curso de Intervención en Patrimonio Cultural en Situaciones de Emergencia, que se celebra hasta este viernes en Salamanca.

 

Además de recibir conocimientos técnicos durante la primera jornada, los asistentes simulan distintas actuaciones en las que han de proteger monumentos o rescatar y poner a salvo documentación de archivos históricos ante incendios, terremotos o inundaciones.

 

En concreto, desde primera hora del jueves, algunos de los intervinientes han trabajado para estabilizar las estructuras de la espadaña del Auditorio de San Blas o las ruinas del antiguo convento de San Francisco el Grande.

 

El programa también ha incluido otras actuaciones simuladas en el Colegio de San Ambrosio, sede del Centro Documental de la Memoria Histórica, para intervenir en el rescate y primeros auxilios de documentación, además de salvaguardar esos bienes en la zona del Patio Chico.

 

Este curso ha coincidido en su primera jornada con la Jornada técnica sobre intervención en patrimonio cultural en situaciones de emergencia, con la presencia en el Auditorio San Blas de unos 230 expertos y profesionales.

 

Con la celebración de ambas iniciativas, jornada técnica y curso, las distintas administraciones organizadas han tratado de mejorar los conocimientos de los profesionales ante posibles catástrofes en bienes patrimoniales.

 

Asimismo, esta formación ha tratado de incidir desde su inicio en los objetivos del Plan Nacional de Emergencias y Gestión de Riesgos en el Patrimonio Cultural, un documento que entró en vigor para dar respuesta a casos como el incendio del Obispado de Las Palmas o el terremoto de Lorca.