El parking de Garrido ya está abierto y empieza a escriturar las 500 plazas vendidas

Ver album

Los compradores ya han podido usar las plazas, una vez que el Ayuntamiento ha levantado todas las cortapisas planteadas a la constructora. Hace meses que el parking está terminado y más de mes y medio que se le dio licencia de primera utilización.

El aparcamiento de Garrido está al fin operativo, lo que será un alivio para los compradores que llevan meses esperando que el Ayuntamiento de Salamanca conceda los últimos permisos y se preste a la firma de los últimos trámites para poder abrir. Una gestón en la que han demorado más de mes y medio desde que se le concedió licencia de primera utlización el pasado día 7 de marzo. Un retraso que sumar a los 18 meses de demora con respecto a lo previsto: han pasado 30 meses desde que se valló el parque y la obra estaba prevista para once y medio.

 

Según las fuentes consultadas, el uso del parking ha quedado desbloqueado hace justo una semana. Fue a partir de una firma de la concejalía responsable que pudieron empezar a escriturarse las plazas vendidas y que los compradores pudieron empezar a usarlas; el miércoles ya durmieron coches en su interior. En total, se han comercializado unas 500 de las 800 disponibles, y se podrán ir cerrando los trámites para autorizar el uso de todas, a razón de unas 30 diarias, que son las escrituras que se están firmando cada día. Las plazas se están comercializando todavía con precios entre los 16.800 y los 23.500 euros, IVA incluído.

 

Sin embargo, hace meses que los usuarios que habían comprado las plazas ofertadas podían estar usándolas. El parking está finalizado y listo para usar desde octubre de 2016, con lo que ha acumulado otros cinco meses cerrado por las exigencias del Ayuntamiento. Tras confirmar la empresa constructora, Santher, que estaba dispuesta a terminar el parque de la superficie sin coste adicional alguno, el equipo de Gobierno vio denegada su intención de gastar 600.000 euros más en un diseño básicamente igual al inicial, previsto sin coste alguno para las arcas municipales.

 

A partir de ahí, inició una cruzada contra la constructora, y en un pleno municipal confirmó que iba a redoblar las exigencias, lo que se ha traducido en trabas y la petición de más garantías técnicas y fianzas económicas. Todo, para un proyecto que había sufrido varios meses de retraso por problemas para eliminar un transformador eléctrico y también el retraso inherente al empeño del equipo de Gobierno de cambiar el diseño del parque ya aprobado por otro.

 

Las trabas han acabado retrasando el uso del parking cinco meses más y también la finalización del parque, que está prevista para esta semana. La empresa ha mostrado en varias ocasiones su sorpresa por la actitud del equipo de Gobierno con esta obra. Hay que recordar que Santher adquirió al Ayuntamiento el derecho del subsuelo para construir el parking, un proyecto de carácter privado como sería la construcción de viviendas.