El palacio de Llen recupera la vida con el traslado de los aparatos para una nueva clínica

Una grúa de grandes dimensiones traslada la tecnología de la clínica que se va a instalar en el clásico palacio, cerrado desde hace años.

Una grúa de grandes dimensiones está trasladando esta mañana al interior del palacio de Llen varios aparatos para la nueva sede de una conocida clínica, actualmente ubicada en Padre Cámara, tal y como anunció TRIBUNA en su día. El histórico edificio volverá a abrir sus puertas ahora como sede de esta clínica una vez se haya completado la reforma que se está ejecutando en estos momentos y el pertinente traslado.

 

Para introducir en el edificio los nuevos aparatos de la clínica, especializada en resonancias, ha hecho falta cortar al tráfico la calle trasera y la lateral, junto al otro palacio abandonado en el paseo de la Estación.

 

De este modo, se pone fin a los años en los que el palacio de Llen ha estado cerrado tras el cese de la anterior negocio que albergó y que ha supuesto una falta de uso que, aparentemente, no ha afectado a su conservación. La nueva propiedad hará las modificaciones necesarias en su interior y adaptarlo al nuevo uso como clínica, pero el exterior se mantendrán intacto. Se trata de un palacio de estilo modernista con muchos elementos de carácter andaluz.

 

La Casa de Llen, en el paseo de la Estación, data de 1895 y es obra atribuída a Joaquín de Vargas, el que fuera arquitecto provincial y autor de edificios como la Casa Lis y el Mercado Central. Después de su construcción, fue fábrica de hielo y de cervezas hasta que en 1915 lo adquirió el marqués de Llen como residencia. En 2003 el Grupo Prado lo adquirió como sede para sus actividades y restaurante a partir de 2005 tras una profunda rehabilitación. Tras abandonar la empresa el palacio como sede, ha estado cerrado y sin uso hasta ahora.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: