"El paciente de Zamora se opera de una hernia en cuatro meses: en Salamanca es año y medio"

Arturo Ferreras y José Luis Mateos, del grupo municipal socialista.

El PSOE insiste en la lucha contra las listas de espera: pide recuperar los más de 200 profesionales que se suprimieron de la plantilla y respetar la normativa que marca el máximo que debe esperar un paciente para ser operado.

El de las listas de espera es, probablemente, el mayor problema de la sanidad en Salamanca, líder muy a su pesar en las demoras quirúrgicas de toda Castilla y León, y con una de las peores cifras del país. Miles de salmantinos engrosan las listas de espera con operaciones que nunca llegan, que se postergan durante meses, incluso más de un año en demasiadas ocasiones, seis especialidades tienen más lista de espera que hace un año y hay 30.000 pacientes pendientes de una cita con el especialista. Por ello, el grupo municipal socialista ha decidido insistir con una moción en la que se exija a la Junta de Castilla y León una solución para este problema.

 

Así lo han dado a conocer el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, y el concejal Arturo Ferreras. "El paciente de Zamora se opera de una hernia en cuatro meses: en Salamanca son 18 meses", ha resumido Ferreras, responsable del área sanitaria en el grupo municipal. Ferreras ha puesto el acento en el origen de este problema, que se remonta a hace muchos años, y que denuncian en la moción que presentarán al pleno del viernes. El PSOE considera que el retraso de las obras del Hospital, la reducción de la plantilla en más de 200 puestos y la falta de respeto a las propias normas de la Junta son el problema.

 

Para solucionarlo, pedirá que se recuperen los medios humanos adecuados para combatir las listas de espera y que Sacyl no se salte los plazos establecidos desde la sanidad pública, con un máximo de seis meses para las operaciones que no se cumple: más de 3.000 personas pendientes de una intervención lo superan. De fondo, la lucha por dignificar el sistema público de sanidad que sufre "una degradación" progresiva. "Quienes tienen posibilidades económicas acuden a la medicina privada y los que no, esperan", ha lamentado Ferreras.