El pabellón de Würzburg jubila sus dos viejos electrónicos y estrenará videomarcador

El pabellón recibirá dos nuevos marcadores electrónicos que sustituirán a los actuales, que llevan tiempo dando fallos. La propuesta de compra valorará que sean videomarcadores de gran tamaño.

El pabellón de Würzburg, la 'casa' del equipo referente de la ciudad en estos momentos, puede incorporar la próxima temporada una importante mejora con la compra de nuevos electrónicos y la posibilidad de estrenar videomarcadores de última tecnología. El pabellón tendrá la próxima temporada dos nuevos marcadores electrónicos que sustituirán a los ya veteranos que tiene la instalación. La decisión se va a refrendar este martes con la apertura del concurso para la compra de los dos nuevos electrónicos por un presupuesto de partida de 54.500 euros.

 

La novedad es que, tal y como está redactado el pliego de condiciones, el Ayuntamiento va a primar a la empresa que ofrezca los primeros videomarcadores de los pabellones de Salamanca. Entre las condiciones que más se puntuarán está precisamente que sea un electrónico de esa tecnología, que permita emitir imágenes, con iluminación led y más de doce metros de ancho. También se valorará que tengan garantía de más de cinco años. Se colocarían uno en cada extremo de la cancha.

 

Los antiguos marcadores han estado dando problemas al usarlos y urgía una renovación para contar con material más moderno para atender los compromisos de Avenida en Liga y competiciones europeas, porque los actuales electrónicos no sólo tenían muchas luces fundidas, sino que tampoco cumplían las exigencias de Euroliga. Renovarlos abre la puerta a poder postularse como ciudad sede de alguna competición internacional.

 

Es una de las mejoras que se ha hecho en los últimos años en el pabellón que el verano pasado recibió nuevo parquet después de años de quejas por el mal estado de las tablas. En julio del año pasado empezó la instalación del nuevo, que costó unos 90.000 euros para los 900 metros cuadrados que tiene. Las obras consistieron fundamentalmente en la retirada del pavimento actual y la colocación del nuevo que permitía también mejorar el sistema de apertura y cierre del graderío telescópico.

 

Además, a principios de la pasada temporada se renovó una de las canastas que estuvo rota durante meses y el pabellón tuvo que someterse a una renovación importante después de tener que cerrar por un foco de legionella.