El ovino pierde el paso…

Al estancamiento del precio en origen se unen el cierre de explotaciones y el descenso de la cabaĂąa ganadera

La ganaderĂ­a atraviesa por momentos complicados en la actualidad ya que el consumo es mĂ­nimo y los precios en origen siguen estancados en valores de hace dĂŠcadas, mientras que los costes de producciĂłn no dejan de cotizar al alza.

Pero, sin duda, uno de los mĂĄs perjudicados es el ovino que vive anclado en unos precios bajos en relaciĂłn a los costes y el consumo en la actualidad es mĂ­nimo, debido a la pĂŠrdida de poder adquisitivo de los ciudadanos.

Es mĂĄs, analizando los precios de la Lonja Provincial de Salamanca desde el aĂąo 2008, la variaciĂłn no es excesiva al alza, y en ocasiones el precio disminuye en una cantidad elevada en un aĂąo respecto a otro.

De hecho, en 2007, el precio del lechazo hasta 11 kilogramos cotizaba a 4,70 euros el kilo, mientras que en la actualidad lo hace a 5,55 euros, un aumento considerable, pero en 2011 lo hacĂ­a a 5,85 euros y en 2010 a 4,90 euros. Las oscilaciones en el precio siguen siendo la nota predominante, no asĂ­ el valor del pienso o el gasĂłleo, cuya progresiĂłn es alcista.

Algo parecido ocurre con los lechazos de 11 a 13 kilos y los de 13 a 15, cuyas oscilaciones con altas tomando como referencia el mes de agosto con descensos del precio entre 2008 y 2009 y 2011 y 2012.

Descenso de la cabaĂąa ganadera
Por su parte, a todo esto hay que sumarle el descenso de la cabaĂąa ganadera y de las explotaciones, algo que ya denunciĂł en su momento la Alianza por la Unidad del Campo formada por UPA y COAG.

Así, los ganaderos de la región perciben por la leche, los corderos y los cabritos el mismo precio que hace 30 años, “lo que hace materialmente inviable continuar con la actividad ganadera en muchos casos”.

"La crisis se estå agudizando por los altísimos costes del pienso y por el descenso del consumo de carne de cordero", han destacado antes de cifrar en 3.278.539 las cabezas de ovino existentes en Castilla y León, donde la provincia de Zamora es la que mås censo tiene con 729.280 animales, y Ávila la que menos, con 188.794 cabezas.

De hecho, hace cinco aĂąos, el nĂşmero de cabezas de ovino en la regiĂłn era de 4.321.000, lo que equivale a 1.043.000 cabezas mĂĄs de las que hay actualmente.

Este descenso ha sido progresivo, ya que hace diez aĂąos el censo era de 4.860.000 cabezas (1,6 millones de animales mĂĄs que ahora); en el Ăşltimo aĂąo, el descenso en la cabaĂąa de ovino ha seguido siendo significativo ya que el nĂşmero de cabezas se redujo en 300.000 respecto al 2010.

PĂŠrdidas de un 25% de ovino
La regiĂłn ha perdido el 25 por ciento de cabezas de ovino desde el aĂąo 2006 y hasta un 33 por ciento desde el aĂąo 2002, han asegurado las dos organizaciones, que atribuyen esta situaciĂłn tan delicada que sufre uno de los sectores ganaderos mĂĄs importantes de Castilla y LeĂłn, el ovino-caprino.