El ovino estĂĄ representado en la Lonja por miembros que no tienen ganado desde hace varios aĂąos, aspecto del que dimana el mal funcionamiento de la mesa

Dos miembros del sector comprador no mueven ovejas ni corderos pero sĂ­ estĂĄn presentes en la mesa, ante la inactividad de la DiputaciĂłn, que conociendo el problema, consiente esta grave situaciĂłn

La mesa de ovino no funciona y eso es una realidad; pero no puede hacerlo cuando varios de los miembros que la componen no tienen ovejas desde hace muchos aĂąos o no las han tenido nunca y tampoco mueven animales ni saben cĂłmo estĂĄ el mercado cada semana. Simplemente se dejan llevar.

Según fuentes consultadas por este diario, dos personas que ‘representan’ al sector comprador no tienen ovejas y se permiten el lujo de hablar de un sector en el que no se mueven, simplemente corroborando las opiniones de otros miembros de la mesa, también movidos por sus intereses personales.

La polémica y el mal funcionamiento de la mesa tuvo su origen en la formación de las mesas en el mes de abril de 2008, por seleccionar a personas que no tienen relación con el sector pero sí son ‘amigos de’, por lo que gran parte de la responsabilidad recae en la Diputación, que tendría que haber tomado cartas en el asunto cuando empezaron a aparecer estas actitudes en la mesa, aunque quizá la opción más razonable era la de haber puesto a profesionales de verdad, que sí están dentro del sector como ocurre con las Organizaciones Profesionales Agrarias. Los elegidos por los sindicatos podrán hacerlo mejor o peor y estar o no equivocados, pero por lo menos se dedican al campo.

No obstante, la instituciĂłn provincial estĂĄ a tiempo de tomar cartas en el asunto y no esperar a que se convoquen nuevas elecciones a las mesas de la Lonja en abril del aĂąo 2012, porque algo que no funciona puede arreglarse, como ya se hizo en la mesa de porcino, sustituyendo a algunos de sus miembros.

Si desde la Diputación se propugna que las mesas son profesionales y que la Lonja de Salamanca es una referencia, hay que eliminar estas actitudes y no cobrar unas dietas y estar en un puesto de cierta responsabilidad por ‘amiguismo’. Y la mesa de ovino funciona cada vez peor por culpa de algunos miembros del sector comprador: los que no tienen ovejas y los que sí están dentro del sector pero que solo operan por interés propio y no defienden la realidad del sector ovino en Salamanca.

Un espectĂĄculo bochornoso cada lunes. Y para comprobarlo, basta con conocer las peticiones de las dos partes representadas en la mesa a la hora de cotizar, con una media de diferencia de entre 0,40 y 0,50 euros cada semana, cuando hablamos de un mismo sector.