El ovino... o la mesa de la vergüenza

En una de las semanas de mayor consumo y precio de los lechazos, por tradición e historia, la mesa solo aumentó su valor en 0,50 euros e incluso un vocal de la misma tuvo la desvergüenza de pedir una repetición de los precios y decir: "Es que no se vende nada...".

La mesa de ovino ha pasado a ser la mesa de la vergüenza en la Lonja Provincial de Salamanca. La actitud de los vocales del sector comprador, con especial hincapié en alguno de ellos, ha hecho perder mucha credibilidad a un sector que no se ve representado, ni mucho menos cada semana.

 

Especialmente vergonzosa fue la actitud de muchos de los compradores, que demandaron entre 0,10 y 0,15 euros de subida para los lechazos en una de las mejores semanas del año en ventas y precio con motivo de las fiestas navideñas. Pero ni con ésas cambiaron su actitud.

 

Y de manera más especial, un comprador, Julián Torres, quedó en evidencia una vez más pidiendo una repetición de los precios en esta semana y señalando lo mismo de cada semana: "Es que no se vende nada", actitud más que reprobable y ante la que la Diputación hace oídos sordos desde siempre.

 

Los ganaderos, por su parte, hicieron alusión a la opción de no cotizar ante la posición que habían tomado los compradores, o como poco, una subida de entre 0,80 y un euro en una de las mejores semanas del año.

 

Finalmente, el presidente de la mesa tuvo que cortar por lo sano y estableció una subida de 0,50 euros, "insuficiente" para los productores que venden por encima de los 60 euros "y sin ningún tipo de problemas".

 

De este modo, el descrédito de esta mesa se acrecienta con el paso de las semanas hasta no contar y para casi nadie...

Noticias relacionadas