El número de sucursales de banca, en mínimos históricos en Salamanca: las mismas que en 1978

Sucursal de una caja en un municipio de la provincia de Zamora.

Los dos nuevos ERE anunciados en la banca llegan cuando el número de sucursales es el más bajo desde 1978. Los nuevos cierres pueden acentuar la exclusión bancaria que ya sufren 69.000 salmantinos.

Los planes de Banco Santander y CaixaBank para reducir plantilla y cerrar oficinas pueden reducir a cifras históricamente bajas el número de sucursales bancarias en la provincia, que ya está bajo mínimos tras diez años de cierre de oficinas. Algo que puede tener un efecto en la denominada exclusión bancaria, el número de ciudadanos que tiene que vivir sin una sucursal o sin un cajero en su pueblo, un fenómeno en el que Salamanca es una de las provincias más afectadas

 

Por ahora, las cifras son las siguientes. Entre las dos entidades, tiene previsto despedir a 5.736 empleados en todo el país y cerrar casi 2.000 oficinas. Habrá que ver cuál es la distribución de esas regulaciones de empleo y su reflejo en los cierres de oficinas (800 y 1.150 cada banco), aunque esta vez parece que se centrará en las grandes ciudades (Madrid y Barcelona) los principales núcleos, más que en el mundo rural, donde la presencia de oficinas bancarias ya se ha visto muy reducida en los últimos años.

 

Según los últimos datos del Banco de España (de diciembre de 2018), en Salamanca hay ahora abiertas 244 oficinas de diferentes entidades. En la última década han cerrado el 40% de las que había: se ha pasado de las 409 de septiembre de 2008 (su tope histórico) a las 244 actuales. Es la cifra más baja desde el mes de junio de 1978 cuando, según la misma estadística, había 242 oficinas abiertas. Es decir, estamos en el nivel más bajo desde hace más de 40 años. Eso ha arrojado un nuevo problema para el mundo rural: muchos vecinos de municipios ya no tienen banco o caja al que ir a hacer sus gestiones.

 

La primera década de la reestructuración bancaria ha dejado sin una sucursal a la que acudir a buena parte de la población del mundo rural. El fenómeno se llama exclusión bancaria y se manifiesta con toda crudeza en Castilla y León y, especialmente, en provincias como Zamora, Soria, Ávila y, también, Salamanca. La situación se resume en que uno de cada cinco salmantinos no tiene sucursal en su municipio porque el 85% de los pueblos de la provincia ya no tiene banco o caja, según los últimos datos de diciembre de 2018.

 

En Salamanca, según el último estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), con datos del INE y de la guía de la banca, 307 municipios de los 362 que existen ya no tienen sucursal, el 84,8%. En estos municipios sin sucursal viven 69.008 personas, el 20,7% de la población.

 

Esto convierte a Salamanca en una de las más afectadas por la exclusión bancaria. Es una de las cuatro provincias en las que la falta de sucursal afecta a más del 20% de la población: en Zamora es el 27,7%, la cifra más alta de España, seguida de Ávila, Salamanca y Segovia. En cuanto al porcentaje de municipios sin sucursal, Salamanca también está en los 'puestos de honor': con el 84,8% de sus municipios sin oficina, solo por detrás del 85,9% de Palencia.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: