El nuevo 'verde' de Salamanca: maceteros colgantes en Álvaro Gil y setos en Torres Villarroel
Cyl dots mini

El nuevo 'verde' de Salamanca: maceteros colgantes en Álvaro Gil y setos en Torres Villarroel

Torres Villarroel, adaptado como Vía Verde como parte del Proyecto Life.
Ver album

Las obras en Álvaro Gil son el primer paso de una transformación profunda en la zona: habrá más zonas verdes y menos aparcamiento en Torres Villarroel, mientras su paralela se conformará con "jardines colgantes" que son maceteros.

El Ayuntamiento de Salamanca acaba de anunciar una importante reforma de un millón de euros en la calle Álvaro Gil, clave para el acceso al centro y que lleva años pidiendo una intervención: ni iluminación, ni aceras ni calzada están en condiciones y su subsuelo carece de conducciones de agua adecuadas. El proyecto obligará a cortar el tráfico en esta calle mientras duren las obras, cuatro meses, y a convertir Torres Villarroel en doble sentido durante ese tiempo. Pero no es la mayor transformación que espera en ambas calles.

 

Salamanca tiene sobre la mesa el proyecto Life para convertir en un gran corredor verde la Vía de la Plata en su recorrido de norte a sur por la ciudad. Eso incluye nuevas zonas verdes en vías urbanas y una de las afectadas es Torres Villarroel. Según el proyecto, calles como Gran Capitán, Torres Villarroel, Zamora, Toro o San Gregorio con la plantación de nuevos árboles y arbustos, lo que supondrá la eliminación de alrededor de 100 plazas de aparcamiento a lo largo de los 1.518 metros que suman.

 

Como se ve en la imagen de esta información, en el caso de Torres Villarroel consiste en suprimir todo el aparcamiento en el lado Oeste y sustituirlo por árboles, arbustos y muros verdes, es decir, setos y zonas verdes. Lp mismo ocurre por ejemplo en Gran Capitán, como se ve en la imagen inferior.

 

 

En su lugar, el futuro diseño de Álvaro Gil se conforma con algo más modesto: los denominados jardines verticales. Según el Ayuntamiento de Salamanca, se instalarán jardines colgantes para hacer más acogedora la calle, que por sus dimensiones no permite la plantación de arbolado. Según el proyecto, esos 'jardines colgantes' son en realidad pequeñas macetas que colgarán de las farolas.

 

La solución se adopta por la falta de espacio porque la calle mantendrá sus dos carriles y las aceras serán prácticamente como ahora, si no un poco más estrechas, porque no hay margen para otra solución.

Noticias relacionadas