El nuevo toque de queda vacía las calles de Salamanca a las 20.00 horas
Cyl dots mini

El nuevo toque de queda vacía las calles de Salamanca a las 20.00 horas

Sensaciones del primer confinamiento y cumplimiento generalizado del nuevo límite horario, con presencia policial en Salamanca.

El nuevo toque de queda que ha entrado en vigor este sábado a las 20.00 horas en toda Castilla y León ha vaciado las calles de Salamanca, y toda la provincia, como no se había visto desde que se decretó el primer estado de alarma. Ni siquiera la polémica con el horario de la media, adelantado desde las 22.00 horas y al que el Gobierno se opuso inicialmente, para abrirse a cambios en las medidas este sábado, ha podido evitar que las calles se queden aparentemente desiertas. El parte policial de mañana por la mañana nos dirá si todo el mundo acató la orden.

 

Minutos antes de la hora límite para permanecer en la calle sin excusa, comercios y establecimientos de todo el centro de la ciudad han empezado a cerrar sus puertas, aunque la realidad es que muchos están cerrados, especialmente los de hostelería, ya que no tienen autorizado funcionar en su interior y sólo puede atender en terraza. Los empleados de los establecimientos comerciales, que mantienen el horario habitual, eran de los pocos que quedaban ya en la calle: la vuelta al domicilio de sus trabajadores es una de las excepciones. Así ha sido el cierre de comercios.

 

Al tiempo se han desplegado dotaciones de la Policía Local y la Policía Nacional para controlar el cumplimiento del toque de queda.

 

 

Mientras tanto, las principales calles del centro eran un río de personas que tomaban dirección hacia sus casas para cumplir con el nuevo límite horario. Poco antes de las 20.00 horas, todavía había algunos irreductibles en las terrazas de la Plaza Mayor que apuraban un horario de permanencia en la calle que se ha vuelto a estrechar hoy un poco más. Sin embargo, minutos después del 'corazón' de Salamanca se paraba y las calles de la ciudad se vaciaban dejando otra imagen más para la colección de las insólitas por esta pandemia. Así han quedado vacías las calles de Salamanca.