El nuevo Reina Sofía, a vista de pájaro: cada vez más acabado y con 'pinta' de estadio
Cyl dots mini

El nuevo Reina Sofía, a vista de pájaro: cada vez más acabado y con 'pinta' de estadio

La reforma del campo de fútbol sigue adelante y cada vez tiene más aspecto de estadio gracias a la construcción de las gradas.

La mejora del histórico campo de fútbol Reina Sofía para convertirlo en una pequeña ciudad deportiva sigue adelante. Aunque superado su plazo de finalización por problemas en el inicio de las obras, el caso es que la instalación avanza como se encarga de demostrar Unionistas periódicamente, este mismo miércoles, con un vídeo aéreo.

 

Como se aprecia, dos de las tres gradas nuevas que cerrarán el estadio están muy avanzadas, aparentemente, a falta de ponerles la cubierta. Está más retrasada, solo con pilares, la que da a la cancha polideportiva. No se aprecia todavía el lugar del campo de fútbol anexo que serviará para ampliar la capacidad de albergar actividad y entrenamientos.

 

 

 

La ampliación de este campo de fútbol para convertirlo en la mini ciudad deportiva de Monterrey y Unionistas avanza, pero va tarde. Es cierto que las obras se han visto afectadas por el parón total de la actividad decretado antes de Semana Santa, pero es que para entonces ya había superado su plazo de ejecución. El día 11 de marzo acabó el plazo de ejeución (seis meses) y no estaba terminado.

 

El problema más reciente tiene que ver con los desperfectos que han aparecido en el terreno de juego principal que obligan a una reparación de urgencia. Una modificación que aumentará el presupuesto final del proyecto para convertir este cambio en un pequeño estadio, que está ahora en 1,8 millones y que tiene que sumar el coste de esta nueva operación.

 

El Ayuntamiento de Salamanca reconoció semanas atrás que no llegaría a tiempo y explicaba que había habido problemas con la empresa que hace la obra, una inversión de 1,8 millones de euros para dotar al campo de nuevas gradas, vestuarios y un campo anexo en el que entran dos campos de fútbol 7. Si se le suma la factura del nuevo césped artificial, podría elevarse hasta 2,3 millones de euros si se opta por un terreno completamente nuevo.