El nuevo radar ubicado en la calle Cordel de Merinas, listo para 'multar'

Operarios de Aceinsa, empresa contratada por el ayuntamiento de Salamanca, han colocado el nuevo radar en ese tramo, meses después del cartel anunciador del mismo.

La calle Cordel de Merinas, ubicada en el salmantino barrio de Chamberí, tendrá controlado el límite de velocidad. Meses después de la colocación del cartel que anunciaba un radar, operarios de Aceinsa (empresa contratada por el Ayuntamiento), ha instalado el mismo, con el fin de controlar el tráfico y comenzar a multar y a recaudar dinero para las arcas municipales.

 

Así las cosas, el radar, que coincide con la ubicación del Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias (CREA) del Imserso en Salamanca estará en breves fechas operativo.

 

No hay que olvidar que el ayuntamiento de Salamanca presentó el pasado mes de febrero una veintena de medidas sobre movilidad, infraestructuras, prevención, educación y colaboración con las que se intentarán reducir accidentes de tráfico, y que llega dos años después de su propuesta mediante un decálogo. Entre ellas, cabía destacar la ampliación a las calles de la ciudad de radares y la reducción de la velocidad a 30km/h en las calles que comunican Gran Vía y el Paseo de Canalejas.

 

Otras medidas que decidió tomar el Consistorio fueron la ampliación de aceras, construir nuevas glorietas y potenciar la convivencia ordenada de los diversos medios de transporte con especial atención a peatones y ciclistas. 

 

Con este nuevo radar, el equipo de Gobierno en minoría sigue con su plan de seguridad vial.