El nuevo radar de Salamanca, adjudicado: cuánto ha costado y por qué es imposible saber dónde va a multar
Cyl dots mini

El nuevo radar de Salamanca, adjudicado: cuánto ha costado y por qué es imposible saber dónde va a multar

Señal que avisa del radar en el paseo de la Transición, ahora en límite 50. Foto: F. Oliva

El Ayuntamiento de Salamanca adjudica la compra del nuevo radar, el tercer aparato de la capital, que rotará por las 17 cajas instaladas hasta ahora.

El Ayuntamiento de Salamanca ya tiene su nuevo radar que se usará próximamente en los numerosos puntos donde se han colocado cajas de radar. De este modo, será el tercer cinemómetro de que disponga la Policía Local para controlar la velocidad en las calles de la ciudad, muchas ya limitadas a 20 y 30, además del antiguo límite genérico a 50. Un tercer aparato que supondrá un mayor control ya que rotará con más frecuencia por las 17 cajas de radar.

 

El aparato lo suministrará la empresa Tradesegur por 47.795 euros. Ha sido la única oferta recibida y 'clava' el tipo de licitación. Esta empresa es el principal proveedor de equipos de seguridad ciudadana, vial y movilidad de la DGT, y de muchos ayuntamientos. Esta empresa tiene entre sus modelos el conocido TruCAM, el radar que es capaz de multar a un kilómetro de distancia. En septiembre de 2020 ya se localizó uno puesto en Salamanca.

 

Entre las características del nuevo aparato, funcionará a partir de ondas de efecto Doppler, que es el mismo fundamento que usan los famosos radares Veloláser de la DGT. Cuestiones técnicas al margen, es a prueba de detectores de radar porque funcionan en una frecuencia diferente.

 

Cajas y más límites

La concejalía tiene también en trámites la instalación de dos nuevas cajas de radar en dos nuevos puntos de la ciudad. Una irá en el vial del nuevo Hospital de Salamanca, como ya se sabía, y otra todavía no tiene ubicación fija: se está decidiendo y se hará en función de peticiones de vecinos y criterios técnicos a partir de comprobaciones de la Policía Local. 

 

El número de cajas alcanzará las 18 por toda la ciudad y, a pesar de que sólo hay tres radares que rotan, hacen una clara función disuasoria: no es posible saber cuándo una caja tiene 'radar' y cuando está vacía.

 

En cuanto al vial del Hospital, además de tener caja de radar que ya está señalizada, verá reducida su velocidad máxima a 30 cuando el centro hospitalario esté altamente operativo en septiembre. La nueva calle es 'una tentación' para pisar el acelerador y se quieren evitar excesos en un lugar donde va a haber mucho tránsito. 

 

Dónde están las cajas y a qué velocidad multan

Hasta el cambio de límites de velocidad, ya había varias calles con radar y que tenían limitada su velocidad. Dos tramos del paseo de Canalejas y avenida Cipreses están limitados a 30 y con radar a esa velocidad, y la avenida Hilario Goyenechea, en el barrio de San José, recibió una caja de radar para poner freno a los excesos de velocidad y fue limitada a 20 como parte de una calle residencial.

 

Cruzando la lista de calles a 50 y de ubicaciones de cajas de radar, se mantienen a 50 sólo en Saavedra y Fajardo, Vía Helmántica, Reina Berenguela, Avenida Luis de Camoens s/n, Doctor Ramos del Manzano s/n y Paseo de la Transición.

 

Y se reducen de 50 a 30 todos los demás: Avenida de Lasalle, Cordel de Merinas de Chamberí, Jesús Arambarri, Avenida Portugal, 79-81 y en esta misma vía a la altura del Parque Villar y Macías, C/ Manuel Ramos Andrade cruce con C/ Jesús García Bernalt y C/ Alcalde Cruz Hernández cruce con C/ Alcalde Antonio Estella, en los barrios de Huerta Otea y Los Alcaldes. Ya estaban a 30 Canalejas y Cipreses.

 

Radares móviles

La Policía Local también está usando su radar portátil. Se trata de un aparato que ya hemos visto en varios sitios y que se usa también para medir el volúmen de tráfico. Pero ahora se les ha dado otra tarea.

 

La concejalía de Policía y Tráfico ha decidido destinar los radares portátiles a vigilar aquellas avenidas que estaban limitadas a 50 y que ahora tienen señales de 30. Se usarán allí donde no exista caja de radar, porque muchas avenidas ya están vigiladas. Un caso claro, la avenida de Alemania que nunca ha tenido control de velocidad y que ahora es a 30, límite que ya tenía en zonas escolares. La presencia del radar tiene un efecto disuasorio: de hecho, hay orden de colocarlos bien visibles para que quede claro que su función es de control.