El nuevo parque del cerro de San Vicente: así está quedando el próximo mirador 'de moda' de Salamanca
Cyl dots mini

El nuevo parque del cerro de San Vicente: así está quedando el próximo mirador 'de moda' de Salamanca

Así está quedando el nuevo parque y mirador del cerro de San Vicente.

Senderos del nuevo parque en el cerro de San Vicente. Foto: A. Santana
Ver album

El nuevo parque del cerro de San Vicente, la apuesta del consistorio para convertir el lugar donde se fundó Salamanca en un nuevo espacio al aire libre, avanza sus obras con vistas a inaugurarlo muy pronto y se convertirá, con toda seguridad, en el nuevo mirador de moda ahora que las actividades al aire libre deben primar. El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha destacado que los trabajos avanzan a buen ritmo, dentro de los plazos previstos, para su conclusión durante el otoño y que formará parte de una ruta turística.

 

Las obras arrancaron el pasado mes de juio de 2020. El proyecto pretende convertir los históricos bancales de las laderas del Cerro de San Vicente en un céntrico parque que dé acceso al espacio arqueológico en el que se conservan los restos del primer asentamiento. Así va a ser el nuevo cerro de San Vicente.

 

La actuación incluye la puesta en marcha de las excavaciones, que fue lo primero que se hizo hace meses, cuando se anunció el proyecto en marzo de 2018. Se han hecho nuevas prospecciones para conocer los restos del antiguo colegio Hispano Americano. También se harán trabajos en la antigua cerca y para sacar a la luz restos de antiguas baterías francesas de la Guerra de Independencia.

 

García Carbayo ha explicado que el Consistorio va a invertir 1,5 millones de euros para convertir la zona más próxima al Cerro de San Vicente desde la Vaguada de la Palma en una gran área verde que permitirá compatibilizar la función arqueológica de este espacio con la de parque urbano, espacio cultural y mirador de la ciudad,  integrado en el Conjunto Histórico declarado. Será un espacio vivo en el que convivan los trabajos arqueológicos, las visitas de salmantinos y turistas y en el que se potencie su dimensión sociocultural.

 

En concreto, las obras van a consistir en la creación de una pequeña plaza en la base del Cerro desde la que se accederá al mismo a través de unos senderos en rampa que se construirán sobre los bancales de la ladera, con áreas estanciales para disfrutar de las vistas y del descanso a lo largo del itinerario que comunicará con la plataforma superior. A lo largo de estos senderos peatonales se colocarán bancos y se plantarán nuevos árboles frutales. Asimismo, está prevista la señalización del recorrido con los hitos más significativos de este entorno, la iluminación del paisaje y la integración de los restos arqueológicos existentes en el mismo.

 

Nueva exposición

Por último, todas estas actuaciones estaban ya previstas en el Plan Director del Cerro de San Vicente presentado hace unos años y puesto en marcha para potenciar su protección y puesta en valor, dando continuidad a otros trabajos acometidos por el Consistorio para hacer visitable este espacio patrimonial. 

 

Para más adelante, está prevista una nueva exposición en el edificio del museo, sobre las construcciones desaparecidas en Salamanca y de las cuales han ido apareciendo restos en los últimos años que dan testimonio de la ciudad de restos que hay bajo la ciudad. Será un nuevo uso para el edificio principal que estuvo cerrado durante años a la espera de las piezas del Museo de la Ciudad que nunca llegaron.

 

Nueva escalera de acceso al Cerro

El Ayuntamiento de Salamanca ha concluido la construcción de la nueva escalera de acceso al Cerro de San Vicente desde la Vaguada de la Palma tras realizar una inversión cercana a los 180.000 euros. Se trata de una superficie de 164 metros que cuadrados pasa a integrarse en el viario municipal y servirá para acceder directamente al lugar donde se conservan los restos de la aldea originaria de la ciudad de Salamanca.

 

La construcción de la escalera se ha llevado a cabo sobre una superficie que quedó hace dos décadas como un corredor entre las viviendas construidas entonces y el muro que delimita el yacimiento, el cual también ha sido objeto de restauración.