El 'nuevo' modelo de terrazas de Salamanca 'vacía la Rúa', no cuaja en Van Dyck y logra una apertura parcial

La extensión de superficie y los permisos para quien no tenía licencia logran una apertura parcial de bares y restaurantes, pero zonas clásicas como la Rúa, Poeta Iglesias o plaza del Peso están vacías, mientras la Plaza Mayor sigue triunfando. La falta de turismo, clave.

La Rúa Mayor, vacía de terrazas este lunes. Foto: A. Santana

El balance temprano de la peatonalización provisional de Salamanca arroja un fracaso sonoro, un vacío esperado, otros no tanto y el regreso de una de las imágenes más clásicas de la ciudad, la de las sillas y mesas (y el ambientazo) de su Plaza Mayor. El motivo, la lenta reactivación de un sector como el hostelero que llevaba diez semanas 'hibernado' y que depende de una clientela que no solo llega de la ciudad.

 

Transcurridos los dos primeros días de esta fase inicial de la expansión de terrazas, algunas cifras permiten ver el alcance de la medida. De las cerca de 300 solicitudes para ampliar el espacio en el que colocar sillas y mesas, el lunes 143 ya tenían concedida la expansión, pero menos de un centenar eran locales que ya tenían licencia. Otros 50 se acogían a la nueva fórmula de mesas altas. Son una parte de los cerca de 600 establecimentos del municipio con licencia de terraza; el resto o se conforman con lo que tenían o no han llegado a abrir.

 

En cuanto al éxito del 'nuevo' modelo, ha ido por zonas. Triunfa por completo la Plaza Mayor, que empezó despacio el lunes por la mañana, pero que se llenó con casi todo abierto.

 

Es el único triunfo rotundo del centro, junto con la zona de San Juan, que se ha poblado de terrazas con la nueva distancia de seguridad. De igual modo se han visto algunas en la calle Bordadores. También ha tenido aceptación en plaza del Oeste y, de manera muy especial, en los barrios.

 

Los fracasos

En el lado contrario está lo ocurrido en la Rúa Mayor. La imagen de esta calle, habitualmente plagada de sillas y mesas, pero que está completamente vacía y sin una sola terraza puesta, da la primera clave sobre este nuevo modelo. Esta calle ha estado en el centro de la polémica durante los últimos años por su alta densidad de veladores y no tiene materialmente espacio para expandir terraza.

 

En esta zona solo un local en la denominada 'isla' de la Rúa y algunos en calles laterales han abierto, mientras el resto no lo hace: el motivo, económico. Son negocios que se nutren del turismo y este, hoy por hoy, está parado. Empresarialmente, muchos tienen que salir de ERTEs y esperarán unos días, basan su oferta en el interior del local (ahora prohibido el acceso) o tienen que aguardar a que el avance de fases traiga clientela foránea que compense la apertura.

 

Todo el entorno fuera de la Plaza Mayor está en la misma situación: Poeta Iglesias, plaza del Peso, San Pablo, Pozo Amarillo... la mayoría de locales de estas calles han optado por esperar. En Obispo Jarrín-San Juan se han instalado terrazas, pero con distancia de seguridad, lo que ha reducido la elevadísima densidad habitual en esta última zona, donde todavía hay locales que han optado por no abrir.

 

Es el mismo caso de la calle Van Dyck. Su peatonalización es una de las grandes apuestas de estas medidas de urgencia, y de hecho supone cortar al tráfico la calle doce horas al día y eliminar aparcamientos, tan necesarios en la zona. Sin embargo, lunes y martes ha estado igual: ni una sola terraza puesta.

 

Hay algún otro local que se prepara para abrir en los próximos días pero los menos y la mayoría han optado a esperar al menos hasta que se alcance la Fase 2 en la que también podría atender mesas dentro del local. 

 

Eso sí, sin tráfico y con la calle absolutamente liberada de aparcamientos Van Dyck, y varias de sus vías aledañas, se han convertido en una calle perfecta para los paseos por franjas horarias con garantía de poder guardar la distancia de seguridad. 

Comentarios

Vendeta 29/06/2020 16:17 #9
FÉLIX OLIVA LÓPEZ: el fracaso es su filosofia sobre la peatonalización. Si considera que ésta es un fracaso porque la Rúa es una calle peatonal en lugar de un comedero intensivo, que era en lo que la había convertido el señor Mañueco, me callo. Ahora sí es una auténtica calle peatonal.
Expatriado 28/05/2020 08:00 #8
El lobby hostelero en Salamanca, parece que no lo ven tan seguro, a pesar de las facilidades que (siempre) otorga el Hay-Untamiento. ¿Al señor Tinin ya le han chapado el CoronaSoL?
imcumplidor 27/05/2020 15:52 #7
Denigrante y rayando lo ilegal ,el bar COPAS ROTAS de la calle ZAMORA .Mas de 20 personas, el LUNES pasado ,juntas codo con codo, reunidas entorrno a 2 mesas SIN MASCARILLAS , SIN DISTANCIA DE SEGURIDAD. PERO CHAVAL NO TE ENTERAS , TE VAN A SANCIONAR CUALQUIER DIA. Pasas olimpicamente de la ley.. osea los demas a cumplir la ley y tu de que coños vas,
Maria 27/05/2020 12:21 #6
Bueno al menos ahora sin terrazas en la Rua,los comerciantes se estarán hinchando a vender!Sin sillas ni sombrillas que les tapen sus lujosos escaparates.
Cano 27/05/2020 12:00 #5
Los grandes esfuerzos mostrados por las instituciones de uno y otro color por abrir la hostelería, y el nulo interés en abrir los centros educativos que no son mucho más peligrosos que los bares, demuestran porqué en España estamos como estamos.
Señor de Salamanca 27/05/2020 10:13 #4
Pensar que poner terrazas en la calle es la solución al desempleo de Salamanca, sinceramente es equivocarse por completo. En fin, si esta es la iniciativa empresarial que propone el Ayuntamiento de Salamanca, muy poco le interesa la ciudad, pero eso ya es cosa de los salmantinos. Seguir así,...
Fernando 27/05/2020 09:28 #3
El problema lo tenemos en los bolsillos, y en la ausencia de grandes empresas en esta provincia, que nunca han sido referentes para estos políticos.
El jardinero 27/05/2020 08:24 #2
Esto de las terrazas es como la siembra de la remolacha, que después de nacida hay que entresacarla; así tiene sitio para engordar. sobran la mitad.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: