El nuevo Hospital 'intuye' su calle de acceso tras dos meses de avances a 'ritmo coronavirus' en las obras del vial
Cyl dots mini

El nuevo Hospital 'intuye' su calle de acceso tras dos meses de avances a 'ritmo coronavirus' en las obras del vial

Cuando entró el estado de alarma el muro estaba recién terminado y ahora ya se aprecia la plataforma que deberá sustentar la nueva calle de acceso.

Aspecto de las obras del vial de acceso al nuevo Hospital, esta semana. Foto: A. Santana
Ver album

El vial de acceso al nuevo Hospital de Salamanca ha sido una de las obras 'privilegiadas' durante la crisis del coronavirus y ha podido seguir avanzando. La obra, que acumula un importante retraso sobre los primeros planes para su finalización, fue catalogada como esencial y, cuando el Gobierno decretó la hibernación de toda la economía durante los días previos a la Semana Santa, se pudo seguir trabajando. Ahora se aprecian los avances.

 

Y eso que no ha sido fácil. La construcción ha mantenido en Salamanca hasta el 90% de su actividad, tanto en obra pública como privada, con el único paréntesis de la semana de hibernación total. Pese a las dificultades, casi no se han parado obras (municipales, solo se han interrumpido dos) y ha habido que trabajar con las medidas recomendadas de protección, higiene y distancia social.

 

 

A comienzos de marzo, antes del estado de alarma, presentaba el aspecto de la imagen superior. Su muro lateral, que tiene que proteger el vial del río Tormes, estaba prácticamente acabado, un punto clave para el avance. Ahora, completados marzo y abril a pesar de las dificultades para trabajar por el coronavirus, ya existe la plataforma sobre la que se debe asentar la calle que dará acceso al tráfico de usuarios del nuevo edificio. También tiene que avanzar la obra de la plataforma que conectará el hospital en sí con la calle, y que debe ejecutar la Junta.

 

Cuando se produjo la explosión sanitaria del coronavirus y la puesta en marcha del estado de alarma, el vial, una obra de 4,7 millones de euros, ya iba con retraso. El pasado día 8 de marzo se cumplía el año de plazo para su ejecución, al menos, el último plazo dado para una obra que ha tenido una tramitación compleja a lo largo de toda su vida, desde que se planteó hasta que se ha adjudicado su ejecución.

 

Ese día empezaba a sumar días de demora a un proyecto que, por circunstancias, ya partió con bastantes meses de dilación por problemas entre la empresa que lo iba a hacer, y que fue adjudicada, y el Ayuntamiento de Salamanca. El actual contrato se adjudicó el día 8 de febrero de 2019 a Ferrovial por 4,6 millones de euros con un plazo de ejecución de 12 meses

 

Fue la segunda adjudicación de la obra tras la fallida de julio de 2018, cuando ganó el concurso una empresa que no fue capaz de ejecutar las obras. El proceso para romper el contrato fue complejo y proceloso, porque llegó a pedir un modificado de 700.000 euros extra. El consistorio, con el apoyo de la oposición, se negó a aceptarlo e inició un nuevo proceso de contratación. Para cuando se terminó con la adjudicación a Ferrovial, se habían perdido siete meses con respecto al calendario previsto.

 

La obra del vial se ha mantenido operativa por varios motivos. En primer lugar, porque es una infraestructura sanitaria y se opta por mantenerla en marcha para seguir avanzando, aunque en ningún momento ha existido la posiblidad de usar el nuevo edificio en la emergencia sanitaria porque, aunque aparentemente terminado en su exterior, no está equipado. Además, sigue adelante por motivos de seguridad ya que la obra está planificada y es difícil de detener.