El nuevo coordinador de Ciudadanos en Salamanca pone a prueba su margen de acción en la primera asamblea

David Castaño, César Ayllón y Pablo Yáñez, de Ciudadanos. Foto: De la Peña

César Ayllón pone a prueba su cargo este lunes tras pasar por el filtro del aparato local, al que desplazó del control de la agrupación más importante en Salamanca, clave para los resultados y para la elaboración de listas electorales.

El nuevo coordinador de la agrupación local de Ciudadanos, César Ayllón, se estrena este lunes en la primera asamblea de la formación 'naranja' con su nueva ejecutiva, en la que los Luis Fuentes, Pablo Yáñez y compañía han perdido el control tras los sucesos del proceso de renovación de órganos. Entonces el 'aparato' no fue capaz de presentar a tiempo una candidatura válida y se impuso una alternativa que se ha estrenado en las últimas semanas. El pasado mayo, se auguraba un cambio importante en el devenir de la estructura 'naranja' en Salamanca, pero poco a poco todo eso ha ido rebajándose al pasar por los filtros pertinentes en una agrupación con sus intereses bien respartidos.

 

Tras un arranque impetuoso, los pesos pesados del aparato local han conseguido poner la situación bajo control. Ayllón, ingeniero de minas y directivo de empresas, ha acabado por someterse a las cortapisas en cuanto a comunicación y prensa, y al control que sobre las actividades de la agrupación se ejerce desde las instancias superiores, ya sea el grupo en Cortes o el de la estructura del partido en Castilla y León.

 

La presencia este jueves en un 'café ciudadano' de David Castaño como coordinador de la acción política y de Pablo  Yáñez, como responsable de comunicación y asesor a sueldo en el Congreso, así lo indica. Ambos fijan la estrategia con el grupo municipal y con el aparato regional, en el que Yáñez, reaparecido en Salamanca después de meses, ha tomado posiciones de cara al futuro con el objetivo evidente de repetir en listas electorales.

 

El primer objetivo de Ayllón es recuperar la normalidad que faltó durante meses en la agrupación. Su última asamblea fue en marzo y, aunque con algo de demora, se cumplen los plazos prescritos por los estatutos. Hay que recordar que la agrupación incumplió sus propios estatutos y estuvo más de un año sin dar cuenta de nada a sus afiliados con la excusa de que hubo mucho trabajo con los procesos electorales, lo que generó un importante descontento. 

 

Ahora, en la nueva directiva no está ninguno de los actuales integrantes de la directiva y tampoco hay cargos electos. La candidatura oficialista falló y ni Fuentes ni sus afines han colocado a nadie dentro. Con el cambio de estatutos, Fuentes ya no podía seguir como coordinador de la agrupación salmantina, el máximo cargo, ya que las nuevas normas internas de C's prohiben compaginar cargos institucionales (ya es procurador en las Cortes de Castilla y León) con cargos orgánicos. Sin embargo, nada impedía que parte de su entorno hubiera seguido ocupando puestos en la junta directiva local a partir de una candidatura oficialista: no hay limitaciones para ser vocal o responsable de las diferentes áreas. Ahora, parece que no será necesario.

 

Falta la clave del enlace con el grupo municipal, un puesto nuevo, que debe ocupar alguno de los cuatro concejales que ahora tiene C's en el Ayuntamiento de Salamanca y que, según las fuentes consultadas, ha sido campo para las primeras fricciones con la nueva directiva. No obstante, será un cargo que se quede en el núcleo del grupo municipal (concejales y asesores).

 

Algunas de las decisiones clave, fundamentalmente las que dan acceso a puestos remunerados, están ya tomadas para lo que queda de legislatura y, en parte, para el futuro. No parece que vaya a ser sencillo cuestionar a Yáñez, que desde hace unos meses se ha posicionado en Castilla y León a pesar de los fracasos en Galicia o de que está a sueldo en el Congreso, y que parece actuar por encima de lo que se decida en Salamanca. Tampoco parece sencillo romper con lo establecido en el grupo de Cortes o cambiar el paso en el grupo municipal. Así que Ayllón pone este lunes a prueba su margen de acción.