Actualizado 11:53 CET Versión escritorio
Salamanca

El nuevo césped del campo de Garrido llega tarde y obliga a desplazar un partido

MUNICIPAL

El cambio del césped, anunciado en mayo, no se ha hecho en todo el verano. La concejalía de Deportes ya dejó pasar todo 2017 sin ejecutar la obra.

Publicado el 12.09.2018

La gestión del cambio del castigado césped del campo de fútbol de Garrido es un ejemplo de cómo no se tienen que hacer las cosas. La obra para sustituir el césped artificial ha estado protagonizada por la improvisación, la falta de planificación y los constantes retrasos, desde la adjudicación a la ejecución de la obra. Tanto que, aunque ha habido que esperar más de un año para que se hiciese, se ha hecho tarde. Y el resultado final es el previsible: un campo parado en plena temporada de fútbol.

 

Esto es lo que ya está ocurriendo con la renovación del césped del campo de Garrido, el más viejo de todos los que hay instalados en los campos de fútbol municipales. Las obras, pendientes desde hace más de un año, están todavía sin terminar y el CD Salamanca FF, equipo femenino de Segunda nacional, ha tenido que cambiar el lugar de su partido de la segunda jornada de Liga; se tendrá que jugar finalmente en el Reina Sofía porque Garrido, donde tienen previsto jugar, no está listo.

 

El hecho tiene mucho delito. La concejalía de Deportes anunció el inicio de las obras para cambiar el césped y mejorar el campo el 31 de mayo de 2018. Ha dispuesto de tres meses y los once días de septiembre para ejecutar la obra, pero no ha logrado sacarla adelante. Este martes por la tarde todavía faltaban trozos del campo sin cubrir por el nuevo césped, la actuación principal pero no la única de la obra, que incluye nuevas porterías, una red perimetral para que no se salgan los balones, banquillos, marcador... Así que todavía queda para que el campo esté listo. El plazo de ejecución era de ocho semanas, que se han superado ampliamente.

 

No es el único retraso que ha sufrido: de hecho, hace más de un año que los usuarios del campo esperan un cambio de césped que ponga remedio a las muchas lesiones que causaba el viejo, que ya no estaba para jugar. De hecho, la obra estaba prevista para el pasado verano, había presupuesto y desde junio de 2017 incluso tenía proyectoel contrato estaba pendiente desde el mes de marzo, pero al área del concejal Enrique Sánchez-Guijo le 'pilló el toro' y se licitó tarde la obra. Sin contrato, no se podía ejecutar. Y pasó todo el verano de 2017 sin poder hacerse.

 

El concejal anunció en mayo pasado que la obra se haría este verano, pero ha terminado el período vacacional, y ha vuelto el fútbol, y no ha sido posible que el campo estuviera disponible. Algo de lo que tendrá que dar explicaciones, y una nefasta gestión más, como de la de las obras de la piscina de San José.

 

 

Un césped viejo en malas condiciones

 

El problema del césped artificial viejo es que estaba en muy malas condiciones. Instalado en 2001 (el resto de la instalación se hizo después) es el más veterano de los de césped artificial de toda la ciudad: fue el primero de este tipo en un campo municipal. Su uso ha sido intensivo y hace tiempo que, al observarlo, predominara más el negro de las bolitas de caucho que lo formaban que el verde que lo tintaba para asemejarse a una pradera de hierba natural. Las líneas estaban casi borradas y había agujeros en el material que dejaban ver el cemento sobre el que se puso.

 

El nuevo césped es de nueva generación, no como el que se ha levantado. Cuando se empezaron a instalar estos campos hace más de quince años, los materiales no estaban tan desarrollados y la tecnología disponible se tradujo en campos duros que provocan plagas de lesiones: desde las más graves de rodilla a dolencias de articulaciones en general. Y con ello han tenido que convivir los 300 chavales que lo usan a diario.

 

Ahora se va a sustituir la 'moqueta' (la base está en buen estado) por un nuevo césped de útima generación para cuyo suministro se pedirán especificaciones FIFA. Junto a la reposición de césped artificial se realizarán, entre otras, diversas mejoras referidas a la protección lateral contra salida de balones, modificación del sistema de encendido eléctrico del campo y cerramiento parcial de acceso a la instalación deportiva. El plazo para la ejecución de las obras es de ocho semanas.

COMENTARComentarios

  • #2 Antonio

    13/09/2018 12:39

    Que el responsable dé la cara.
  • #1 agv

    12/09/2018 18:43

    menuda chapuza tanto cuadrado cosido..en 3 años se levantarán las hiladas..los buenos campos son rollos de 50 metros