El 'nuevo' cerro de San Vicente: así va a quedar el lugar donde empezó Salamanca hace 2.600 años

El lugar donde empezó todo va a recibir  una profunda transformación para convertirse en parque urbano y huerto.

El plan director para actuar en el cerro de San Vicente va a dar un cambio importante al lugar con más historia de Salamanca. De hecho, allí empezó todo para los salmantinos hace 2.600 años. Pocas ciudades tienen la suerte de encontrar sus orígenes dentro de su propio casco histórico, y que estén fechados con tanto detalle como es el caso de los asentamientos en uno de los cerros que rodean Salamanca. Ahora, se va a convertir en un privilegiado mirador, con un nuevo sendero con vistas hacia su cima y reforzando el conocimiento de los restos arqueológicos que acoge. Todo ello, sin desviarse en exceso de sus características.

 

El cerro ha sido no sólo lugar de asentamiento primitivo, sino también baluarte defensivo y morada de órdenes eclesiásticas. De todo ello hay signos y pistas en el lugar, y todos ellos forman parte del plan director que se ha trazado para guiar las futuras actuaciones. Como ha explicado el concejal García Carbayo, las actuaciones previstas atacan todos estos frentes.

 

En primer lugar, se pondrán en marcha nuevas excavaciones. El cerro renació hace unos años como parque arqueológico y, tras una época de cierto abandono, se recuperó por la senda de este tipo de actuaciones y con nuevos caminos y tres miradores. Ahora se retomarán las excavaciones en el castro que ya está preparado para la visita, pero se le sumarán nuevas prospecciones para conocer los restos del antiguo colegio Hispano Americano. También se harán trabajos en la antigua cerca y para sacar a la luz restos de antiguas baterías francesas de la Guerra de Independencia.

 

La parte más vistosa va a ser la creación de un nuevo parque urbano con acceso desde la Vaguada de la Palma. Desde una nueva plaza, se construirá una senda que subirá por la ladera de ese lado, en la que se construirán diversos miradores respetando la estructura de bancada actual. Esta es la forma que le dieron los monjes benedictinos a la ladera, que usaban como huerto; se mantendrán árboles actuales y se plantarán frutales. También se habilitará una zona para huertos, replicando el antiguo uso.

 

Por último, está prevista una nueva exposición en el edificio del museo, sobre las construcciones desaparecidas en Salamanca y de las cuales han ido apareciendo restos en los últimos años que dan testimonio de la ciudad de restos que hay bajo la ciudad. Será un nuevo uso para el edificio principal que estuvo cerrado durante años a la espera de las piezas del Museo de la Ciudad que nunca llegaron.

Noticias relacionadas