El nuevo Canalejas: aceras más anchas y más árboles, pero los mismos problemas de tráfico

El paseo de Canalejas, en obras.

Mantendrá el mismo número de carriles porque la eliminación de la mediana se usa para dar más amplitud a las aceras. La doble fila escolar y las operaciones salida, sus puntos débiles.

El 'nuevo' paseo de Canalejas, que el consistorio ha rebautizado como bulevar, mantendrá intactas sus características de cara a su función principal, la de canalizar el tráfico rodado de entrada a la ciudad. Eso significa que, a pesar de que se van a hacer aceras más anchas y se van a poner más árboles, tendrá los mismos carriles que hasta ahora y, por ende, los mismos problemas de tráfico. Las obras los han acrecentado y se mantendrán, al menos, hasta después del verano cuando acabe la primera fase; la finalización total de la obra tendrá que esperar a final de año.

 

Canalejas es un punto clave del tráfico en Salamanca ya que es la vía de acceso a la capital desde la cercana población de Santa Marta, la segunda en habitantes de la provincia. Esto provoca atascos y problemas de circulación en fechas de operación salida y, casi a diario, en las horas de entrada y salida de los varios centros educativos que dan a esta calle. La práctica de la 'doble fila escolar', que el equipo de Gobierno se niega a erradicar, provoca importantes problemas y situaciones de peligro.

 

Esto va a seguir siendo así porque, según ha explicado el alcalde, mantendrá el mismo esquema de carriles. Se elimina la mediana, pero el ancho que se gana se usa para ampliar las aceras. Precisamente con este fin y para mantener la actual regulación del tráfico, se propuso eliminar la mediana, algo que ya se hizo en reformas como la del paseo de la Estación. 

 

Solamente se conservará la mediana en tres tramos por la necesidad de mantener carriles de giro a la izquierda hacia la avenida de la Alamedilla y Paseo de San Antonio. Lo que no se ha hecho es aprovechar para incluir un carril bici o para implantar un carril exclusivo para el bus.

 

En una convocatoria ante los medios de comunicación, con sabor a vacaciones de verano, Fernández Mañueco ha recordado que esta actuación cuenta con un presupuesto de 1.124.470 euros y su proyecto fue expuesto por responsables y técnicos municipales a los vecinos, centros educativos, comerciantes y hosteleros para explicarles los trabajos y escuchar sus sugerencias. El proyecto contempla mantener el arbolado existente y plantar más de 200 nuevos ejemplares así como incrementar en unos 1.300 metros cuadrados las zonas verdes.