El nuevo 'Bartolo' empieza a dar su cara más moderna

El histórico edificio de 1401 se convertirá en flamante sede de Cursos Internacionales tras un proyecto que conserva la fachada histórica y la combina con una zona de nuevo diseño.

El nuevo colegio San Bartolomé de la Usal toma forma. La reforma del histórico edificio de 1401 deberá alumbrar la nueva sede del área de Cursos Internacionales y se convertirá en símbolo de la Usal como parte del programa de inversiones por cerca de 15 millones de euros previsto por las administraciones. Mientras llega el final de la obra, ya se puede ver lo que deparará el proyecto que incluye respetar por un lado la fachada histórica, mientras que por el otro se hace una nueva construcción que se conectará con la antigua.

 

El nuevo 'Bartolo', que ejecuta Ferrovial Agroman (que se llevó el contrato de 6 millones de euros para redactar el proyecto y hacer la construcción), es un edificio en esquina cuya altura varía de las dos plantas en la Plazuela de San Bartolomé hasta las tres plantass de la Cuesta de Oviedo y Plaza de Fray Luis de León. Contendrá 31 aulas, un gran salón de actos y un laboratorio de idiomas, además de bibliotecas y diversas salas de trabajo, con capacidad máxima para 1.200 personas en un espacio de 5.000 m2 edificables

 

La parte 'nueva' será la que da al Palacio de Congresos. Se ha levantado sobre el terreno que quedó libre al derruir construcciones adosadas al cuerpo original durante años. A medida que la Universidad fue adquiriendo solares, el edificio se fue ampliando. En la primera obra, de 1942, se mantuvo la estructura del Colegio de la Magdalena. En 1958 sufrió una importante ampliación y en 1993 fue de nuevo objeto de reformas aunque en el siglo XXI finalizó su uso residencial.

 

Es en los solares de ampliación donde aparecieron restos arqueológicos que se integrarán en el diseño. El nuevo edificio albergará el aulario, desarrollado en tres plantas en torno a un atrio cubierto de triple altura con lucernario, comunicada con el edificio histórico y con acceso independiente por la Plaza de San Bartolomé. La construcción de nueva planta es la que ya aflora en este momento de la obra, que tenía dos años de plazo de ejecución.

 

 

En la rehabilitación del edificio histórico, que conserva la fachada, se ha actuado manteniendo el volumen y acceso principal por la Plaza de Fray Luis de León, los muros de cerramiento de fachadas históricas y el patio central, que se cubrirá con un lucernario de vidrio, así como la tipología y los elementos arquitectónicos significativos

 

 

Restos arqueológicos

 

Durante el derribo se han producido hallazgos interesantes son los restos de edificaciones antiguas, palacios y casas señoriales, calles ocultas que "descubren" la antigua organización urbanística de la ciudad, bóvedas subterráneas, restos de cerámica romana, monedas antiguas... Es el resultado de siglos de construcciones sobre ese solar. En enero de 2018 hubo que detener las obras al aparecer los primeros restos, algo con lo que se contaba.

 

Se trataba de lo que quedaba de la iglesia de San Bartolomé, fechada en el siglo XII, que se sabe estuvo en este lugar que ha ocupado durante décadas el 'Bartolo'. Desaparecida a principios del siglo XX, fue consagrada en el año 1174 y reedificada en el siglo XV.La aparición de estos restos era algo previsible porque la ubicación de la antigua y desaparecida iglesia era conocida y porque se encuentra en un entorno, el de la calle Balmes, con restos de varias épocas. Se suman a los muchos que hay repartidos por la Salamanca subterránea.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: