El Nolotil acaba con los británicos