El Museo de la Memoria de Europa se abrirá en 2014

En Bruselas. Bajo la denominación de la Casa de la Historia, contará con 5.000 metros cuadrados, 4.000 de ellos de una exposición permanente
Agencias

El futuro Museo de la Memoria de Europa abrirá sus puertas en Bruselas con el nombre de la Casa de la Historia Europea en el primer semestre de 2014, coincidiendo con el centenario del inicio de la I Guerra Mundial.

El vicepresidente del Parlamento Europeo y vicepresidente del patronato del futuro museo, Miguel Ángel Martínez, dio ayer a conocer en Salamanca los pormenores de un proyecto que comenzó a fraguarse en 2007. Martínez, que ha clausurado con su intervención el II Encuentro Internacional de Centros de la Memoria Histórica, ha expuesto los “difíciles” avatares que ha tenido que sortear un proyecto “necesario para Europa”.

La Casa de la Historia Europea estará ubicada a unos 70 metros de la entrada de la sede del Parlamento Europeo y tendrá 5.000 metros cuadrados.

En ella se quieren recoger testimonios de la historia de Europa para que “cientos de visitantes puedan ver de dónde venimos y quiénes somos los europeos”, ha subrayado. El parlamentario socialista ha asegurado que el reto es lograr un museo para que se entienda “cómo se produce un continente con una historia de exterminios, guerras y dogmatismos y cómo se pasa de la razón de la fuerza a la fuerza de la razón”.

Para ello, “y no sin dificultad”, ha apostillado, un comité de expertos junto con los responsables de la Unión Europea han llegado al acuerdo de que se parta de hechos relevantes del siglo XIX que influyeron en el desarrollo del devenir de todo el siglo XX en el viejo continente, para explicar los últimos cien años de esa historia.

De los 5.000 metros cuadrados de superficie con los que contará la casa, 4.000 estarán dedicados a la exposición permanente, 800 a muestras itinerantes y 200 a oficinas, servicios y salas comunes.

Sobre Garzón
Por otra parte, Martínez consideró “un disparate inexplicable e incomprensible”, que tenga problemas el juez Baltasar Garzón por sus investigaciones sobre los crímenes del franquismo. Asimismo, calificó de paradójico el hecho de que en el resto de Europa se hable de memoria histórica y en España “sea un tabú”.