El Museo Carmus de Alba de Tormes presentará el 'Catalogo de Platería'

Catálogo Carmus

Es la tercer publicación del Museo después de 'Monasterio de la Anunciación de Alba', de José Luis Gutiérrez y 'Archivo conventual', de Raimundo Moreno. 

El Museo Carmus de Alba de Tormes presentará el Catalogo de Plateríaobra del profesor Manuel Pérez Hernández, que han coeditado con Ediciones de la Universidad de Salamanca. La presentación será el próximo viernes 26 de enero, a las 19,30 hs, en la iglesia del convento.

 

Es la tercer publicación del Museo después de 'Monasterio de la Anunciación de Alba', de José Luis Gutiérrez y 'Archivo conventual', de Raimundo Moreno. 

 

La orfebrería conventual es algo más que artes decorativas o suntuarias, y su mérito no radica ni en el oro, ni en la plata, radica en el delicado trabajo de cada una, en su alta calidad estética. Aquí se guardan piezas llegadas por la ruta del Galeón de Manila, que desde finales del XVI y hasta el XIX unió esa ciudad con Acapulco, Veracruz, y el puerto de Sevilla. Otras chinas, indo-lusitanas, y de toda la América Hispana. Y junto a ellas excelentes obras italianas, o parisinas. Otras muchas de talleres peninsulares, especialmente de Madrid y Salamanca.

 

Entre nuestra orfebrería destaca el magnífico altar de plata con frontal y gradas (1734, Francisco Villarroel) y sus dos expositores. En las vitrinas hay cruces, relicarios, vinajeras, incensarios, hostiarios, navetas, salvillas, sacras, bandejas, campanillas, acetre, copones, cálices, tres bellas custodias, dos cruces filipinas, ejemplares de platería americana, y otras valiosas piezas, entre ellas "la alhaja", escaparate de taracea y balaustres de marfil con un relieve excepcional, con un repertorio de follajes y elementos barrocos de marfil, bronce, plata, nácar, carey, coral,.... Una de las piezas más conocida es el birrete octogonal regalado a la Santa en 1922, de oro, con piedras preciosas (zafiros, brillantes, perlas, esmeraldas, topacios, amatistas y rubíes). Por su belleza y su riqueza destacan los relicarios de las reliquias de Santa Teresa, el del corazón con trazas de Herrera Barnuevo, el del brazo y la rica arca de plata que guarda su cuerpo dentro de la urna sepulcral.

 

Todas estas piezas de Carmus y las de la sacristía son aquí certeramente catalogadas por Manuel Pérez Hernández.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: