El mundo cambia demasiado deprisa...