El ministro de Energía admite el arranque de encinas en Retortillo porque tiene permisos que se cumplen

Álvaro Nadal,  ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital

El ministro de Energía aboga por "escuchar al CSN" sobre el proyecto minero de Retortillo, muy contestado en los juzgados y asegura que la Declaración de Impacto Ambiental es competencia del ministerio de medio ambiente.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha abogado por "escuchar al Consejo de Seguridad Nacional (CSN)", que tiene que emitir un informe, antes de tomar partido sobre el proyecto de la mina de uranio que pretende abrir la empresa Berkeley en Retortillo. En una visita a Salamanca, Nadal ha insistido en que el CSN "es muy estricto en sus informes", pues "todo lo que hace, lo hace con mucho cuidado y tiene unos técnicos extraordinarios".

 

"Antes de hablar de cualquier tema nuclear, lo primero es escuchar al Consejo de Seguridad Nuclear, que es el que está hablando de la seguridad, no se puede hacer nada en materia nuclear sin poner por delante la seguridad", ha apuntado. En este sentido, sobre este mismo proyecto de explotación minera de uranio a cielo abierto, ha defendido que desde el Ministerio "hay que hacer caso a lo que se vaya definiendo desde el punto de visto técnico, que es lo que importa".

 

Respecto a la tala de encinas ya iniciada para la mina, una actuación que la plataforma Stop Uranio y partidos como Equo han calificado de "atentado medioambiental", el ministro ha señalado que hay "aprobada" una Declaración de Impacto Ambiental (DIA).Y, "se está cumpliendo, que yo sepa, adecuadamente bien", ha apostillado. En cuanto a si esa declaración de impacto ambiental es "incompleta", según han criticado Equo o Izquierda Unida, Álvaro Nadal ha reconocido que no es "ámbito" de su ministerio sino del de Medio Ambiente.

 

Asimismo, respecto a la Proposión No de Ley (PNL) sobre la mina de uranio de Retortillo que ha registrado Unidos Podemos para su debate en el Congreso de los Diputados y en la que pide que se paralice el proyecto, el ministro de Energía ha abogado por leer el documento antes de mostrar su opinión. Sobre la posición de su grupo, "nosotros actuamos bajo la sensatez y pensando que los criterios técnicos deben de pesar muchísimo en este tipo de decisiones", ha añadido.