El metrónomo, el mejor aliado de los músicos

Es muy conocido entre los profesionales que se dedican a la música, pero puede ser un poco desconocido para el resto de la población.

Es muy normal que existan personas que nunca hayan escuchado hablar sobre el metrónomo. El metrónomo es muy conocido entre los profesionales que se dedican al sector de la música, como los compositores, intérpretes o músicos que tocan algún instrumento pero puede ser un poco desconocido para el resto de la población.

 

El uso de metronomos en la música se remonta al siglo XIX cuando fue inventado y ya músicos como Ludwig Van Beethoven lo utilizaron en aquella época. Concretamente fue patentado en el año 1815 y desde entonces este instrumento se ha vuelto el mejor aliado de los músicos en todo el mundo.

 

Pero, ¿qué es un metrónomo y por qué es tan importante en el mundo de la música? Para descubrir por qué este instrumento es tan importante después de más de dos siglos desde su creación para los músicos primero hay que conocer un pocos sobre él.

 

¿Qué es y para qué sirve un metrónomo?

 

El metrónomo se puede definir como un instrumento cuyo propósito es medir el tiempo y marcar el compás de una composición musical medido en pulsaciones por minuto. El metrónomo indica al músico el compás de la composición que está tocando en un instrumento musical como la guitarra o el piano y le ayuda a diferenciar las partes del compás que integran la composición al completo. Gracias a ello el músico puede detectar el inicio de un nuevo compás con la señal sonora que emite el metrónomo y que es distinta a la del anterior compás.

 

Resulta evidente que los más beneficiados por este artilugio son las personas que se están iniciando como músicos y que tienen poca experiencia midiendo el compás pero también son ampliamente utilizados en una banda u orquesta en la que operen muchos instrumentos distintos.

 

Los ejemplares que se crearon en el siglo XIX eran mucho más simples que los de hoy y estaban compuestos de una polea, un péndulo y el mecanismo que permitía definir el nivel de rapidez del ritmo. En la actualidad se pueden encontrar muchos tipos distintos de metrónomos, desde los más clásicos como el metrónomo de cuerda o los fabricados en madera hasta los metrónomos digitales. Existen ya incluso aplicaciones para el móvil que hacen la misma función.

 

Usos principales del metrónomo

 

Adquirir un metrónomo es la mejor decisión que puede tomar cualquier músico que quiera alcanzar la excelencia en su ejecución de cualquier composición y además, se pueden utilizar con cualquier tipo de instrumento por lo que no hay excusas para no usar uno y mejorar notablemente.

 

Los usos principales de los metrónomos son para aspectos que difieren entre sí pero que son necesarios para cualquier músico:

 

En primer lugar es la mejor forma de perder esos vicios que muchos músicos llevan consigo a la hora de tocar un instrumento y que son muy difíciles de soltar para siempre. Además de para olvidarse de ellos los metrónomos son también muy útiles para evitar adquirirlos, por lo que tiene una doble función: anticipadora y correctora de vicios.

 

En segundo lugar los metrónomos son esenciales para que los músicos que toquen en grupo lo hagan de una forma coordinada, con los tiempos y el compás exactos y sin cometer errores que perjudiquen la ejecución de una composición. Son especialmente útiles cuando se está grabando una composición, ya que aunque el directo se pueden admitir ciertas licencias o pequeños errores en una grabación todo tiene que salir a la perfección.

 

En tercer y último lugar los metrónomos son muy necesarios como guía para componer de forma correcta y así evitar correcciones posteriores. Además al estar una composición realizada con toda la precisión que ofrece un metrónomo ésta puede ser transmitida muy fácilmente a otros músicos.

 

El metrónomo, imprescindible para principiantes

 

Si lo usan músicos y compositores experimentados porque resulta de gran utilidad, para los más principiantes en el uso de un instrumento musical cualquiera es una auténtica necesidad para conseguir mejorar la técnica. El sonido rítmico constante que ofrece un metrónomo es la mejor forma de perfeccionar la medición del compás y los tiempos de una composición y por eso son tan importantes y con total seguridad seguirán siéndolos.

 

El metrónomo, un instrumento tan necesario como desconocido para muchos pero que sin duda es el mejor aliado para cualquier persona que quiera iniciarse o perfeccionar su técnica tocando un instrumento musical.