El Medallón de Franco comienza su despedida de la Plaza Mayor de Salamanca

Ver album

A las 06.00 horas de este 9 de junio comenzaron las obras para la retirada del Medallón de Franco del ágora salmantina, en unas obras que se prolongarán durante cinco jornadas.

El Medallón de Franco se ha despedido, ahora ya de manera definitiva, de la Plaza Mayor de Salamanca después de 80 años, tras el inicio de las obras. Alrededor de las 06.00 horas de este 9 de junio, los operarios iniciaron la labor de retirada de un Medallón que lucirá en el Da2, al menos de manera momentánea.

 

La efigie que el dictador Francisco Franco se hizo colocar en el pabellón Real va a ser retirada durante la mañana en cumplimiento de la ley de memoria histórica que los alcaldes del PP, Julián Lanzarote primero y Alfonso Fernández Mañueco después, se han resistido a acatar.

 

La retirada, que ha requerido de un proyecto, llevará unos cinco días y 3.500 euros de presupuesto, pero es muy probable que el medallón ya no habite la Plaza Mayor al término de este viernes. Según ha trascendido de las comisiones informativas municipales, los técnicos consideran que durante el día de hoy la efigie, una escultura circular de 450 kilos de peso, habrá sido extraída del sitio que ha ocupado desde hace 80 años.

 

 

El medallón de Franco fue instalado el 1 de octubre de 1937 como resultado de una propuesta en 1936, cuando el dictador instaló su cuartel general en Salamanca. Ha pasado casi 80 años en el mismo lugar y es uno de los pocos que, a lo largo de los más de 250 años de historia de la Plaza, va a ser eliminado de su programa iconográfico. 

 

La decisión de su retirada se inició el pasado mes de octubre, cuando el juzgado daba la razón a una denuncia presentada por los cargos de IU Domingo Benito y el abogado Gorka Esparza para exigir el cumplimiento de la ley de memoria histórica. Fue admitida a trámite y resuelta favorablemente al establecer que era un símbolo de exaltación del franquismo y que había que someterlo a la legislación. La resolución confirmaba que el Ayuntamiento de Salamanca había incumplido la ley y le obligaba a dar un paso que nunca había querido dar: consultar a las autoridades de Patrimonio si había que retirar el medallón.

Noticias relacionadas