El Mariquelo no habla de retirada: "Algún día volveré a subir hasta la bola"

El folclorista salmantino, Ángel Rufino de Haro 'El Mariquelo' afronta este 31 de octubre la XXXI edición de su subida a la Catedral, en esta ocación, a favor de Asprodes y la Asociación de Alzheimer. 

Ángel Rufino de Haro 'El Mariquelo' (Foto: T. Navarro)

Hoy toca hacer el paseíllo y no uno cualquiera, que va, es el número XXXI para Ángel Rufino de Haro, El Mariquelo, uno de los folcloristas más conocidos de nuestra provincia. No podemos separar el personaje del hombre, lo lleva tan metido dentro que no puede ocultar el arte que desde bien niño le sale por los poros. Amabilidad y humildad a partes iguales le definen allá por dónde va, hoy toca subir al cielo de Salamanca y nos cuenta como afronta este nuevo reto que arrastra a miles de salmantinos y turistas a ver una fiesta que ya no puede faltar en el calendario. 

 

Gaita y tamboril en mano se levanta cada día para ir 'alegrando las penas' en todas y cada una de las fiestas de los pueblos...¿quién no le conoce? ¿quién no ha tarareado alguna de sus canciones? ¿quién no se ha echado una jota al son de sus instrumentos? es probable que los jóvenes sólo escuchen reggaeton y qué haya muchos que no lo sepan valorar... pero cómo él no hay dos iguales, '¡Con poderío y salero!.

 

Y sí, con ése lema 'trepa' a la Catedral, porque poderío y salero le sroban, antes hasta el cimborrio y ahora hasta la camapana de María de la O, así lo determinó el Cabildo Catedralicio por seguridad, su seguridad, ésa que tanto anhela su mujer María, la inseparable siamesa que ha derrochado nervios y lágrimas hasta volver a ver su marido pisando tierra después de 'tocar' el cielo de todos los salmantinos, rezando antes una oración por los más desfavorecidos.

 

 

-¿Cómo afronta la subida éste año?

"Muy animado aunque también nervioso, vamos con cuatro caballos y al pasar por La Rúa lo paso un poco mal, hay muchos camiones y coches descargando y bueno, se pasa un rato de tensión. Pero hay que dar espectáculo y hacer las cosas bien".

 

-Después de 31 años subiendo a la Catedral, ¿qué siente?

-"Mucha ilusión siempre evocando a todos aquellos que me lo piden, en este caso, Asprodes y la Asociación de Alzheimer. Es una satisfacción que mi labor sirva para que haya familiares y enfermos que puedan pasar un día bonito. El pasado año fue por la AECC y Proyecto Hombre, el enviar un mensaje de paz y solidaridad me llena de orgullo".

 

-Qué le hayan limitado la subida hasta la Campana de María de la O... ¿le ha costado aceptarlo?

-"Es un sitio muy significativo. Yo respeto la decisión del Cabildo, lo hacen por mi seguridad. Hay que mantener los cánones, lo importante no es subir más arriba o más abajo, es mantener la tradición y el espíritu que conlleva, es decir, dar gracias a Dios en una época de crisis como la que se está viviendo hoy en día"

 

-¿Le gustaría volver a subir hasta el cimborrio?

"Si. Me gustaría volver a subir hasta la bola, eso me motiva a mí durante el año tanto física como mentalmente. Lo de subir sólo hasta la campana de María de la O me limita, no me deja transmitir esa fuerza que tenía antes, pero bueno, el espectáculo es el mismo sigue siendo una petición para dar gracias a Dios".

 

-¿Cree qué algún día podrá volver a subir al mismo sitio?

-"Si. Yo he propuesto que se pongan unos arneses especiales. Ahora es inviable, pero como proyecto futuro podría ser, la vida da muchas vueltas. Es el presidente del Cabildo quien lo determina".

 

-¿Se jubila el caballo qué siempre le ha acompañado?

-"Si, se prejubila 'La Bailaora', ha estado 24 años acompañándome, está muy mayor y bueno hay que dar una buena imagen de un charro a caballo, no está enferma pero ya no tiene muy buena imagen. Hay que sacar un caballo con poderío, poderoso".

 

-¿Ve la retirada cerca? ¿Habría sucesor para seguir con la tradición?

-"Que va mi retirada no la veo cerca, mientras tenga salud, ilusión y me autoricen a estar aquí pues para adelante. Luego sí que hay alumnos a los que le gustaría seguir con la tradición, acompañarme. Eso si, tendrían que tener condiciones físicas y psíquicas para afrontar ésto". 

 

-¿Cómo se prepara para el evento?

-"Hago mucho deporte y a parte me concentro en las tradiciones, hago meditación, me gusta preparame lo que voy a decir y demás, hay que estar concentrado para llevarlo a cabo".