El Mañueco de "escuchar, dialogar y acordar", un personaje de ficción para sus rivales políticos

Alfonso Fernández Mañueco, en un pleno atendiendo la intervención de José Luis Mateos.

Los portavoces del Ayuntamiento de Salamanca y de grupos de la oposición en las Cortes desmontan la imagen de un Fernández Mañueco dado al diálogo y el consenso: "No es precisamente un ejemplo de negociación y diálogo con la oposición".

El secretario regional del PP, Alfonso Fernández Mañueco, ha entrado en campaña para lograr la presidencia de los populares de Castilla y León con la máxima contundencia. En horas de alcaldía está llevando a cabo una campaña en la que ha destacado dos cosas: una, su vocación para con los militantes a pesar de que ha sido elegido en reducido conciliábulos para todos los puestos que ha ocupado durante 20 año; y otra, su talante de "escuchar, dialogar y acordar". Pero, ¿es Mañueco un político dialogante? Sus rivales políticos creen que no.

 

Sin embargo, a tenor de lo que se ha visto esta legislatura en el Ayuntamiento de Salamanca, y también en Cortes, no hay nada que confirme ese talante. Los acuerdos municipales brillan casi por su total ausencia y el alcalde ha puesto por encima sus atribuciones como primer edil para aprobar muchas cosas por decreto y meter en un cajón muchas decisiones del pleno que le incomodan. La sensación es que el diálogo es escaso, la misma que tienen sus rivales políticos, los que se sientan con él y su equipo de Gobierno a diario en Salamanca o los que lo 'sufren' en los escaños de Cortes. Ninguno ve asomo de ese Mañueco 'rey del diálogo' que vende el secretario general. Más bien al contrario.

 

 

José Luis Mateos (PSOE): "Su forma de hacer política es que los demás nos adhiramos a sus planteamientos y al que no lo hace lo considera su enemigo"

 

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, es contundente sobre esta afirmación de Mañueco, que rechaza de manera tajante: "Mañueco utiliza las palabras diálogo y acuerdo para hacer postureo". "En su época de alcalde en minoría no se ha caracterizado por ser un alcalde dialogante", asegura Mateos, "lo único que busca es la adhesión a su postura política, que no es precisamente negociar. No hay que confundir la cordialidad con los grupos con el diálogo y el consenso", ha dicho. "Su forma de hacer política es que los demás nos adhiramos a sus planteamientos y al que no lo hace lo considera su enemigo", considera. Sobre por qué presume de talante de diálogo, lo tiene claro: "Lo hace por postureo: no hace nada de lo que dice".

 

José Sarrión (IU-Equo): "Desde su propio escaño, el señor Mañueco ha manifestado faltas de respeto a oradores en la tribuna de manera permanente.

Para José Sarrión, portavoz del Grupo Mixto de Cortes y candidato de IU-Equo, que Mañueco presuma de capacidad de diálogo "parece bastante sorprendente, en primer lugar, por la forma que tiene de gobernar en Salamanca, que no es precisamente un ejemplo de negociación y diálogo con la oposición". Pero lo que Sarrión considera retrata más a Mañueco son "sus propias intervenciones en las Cortes". "Las pocas veces en que ha tomado la palabra, no es un procurador particularmente activo el señor Mañueco, ha demostrado una actitud muy claramente demagógica contra mi grupo y también contra Podemos. Mañueco en las Cortes ha sido el ejemplo de un estilo de hacer política que está haciendo degenerar la política, como es la apelación permanente a la descalificación del adversario a través de esos lugares comunes de la extrema derecha y la caverna mediática", ha dicho. "Desde su propio escaño, el señor Mañueco ha manifestado faltas de respeto a oradores en la tribuna de manera permanente. Yo lo he visto, por lo tanto decir que es dialogamente no es un juicio correcto sobre sí mismo, creo que más bien es lo contrario", asegura. "Puedo comprender que una persona que se quiere posicionar ahora al cargo que quiere aspirar tenga que hacer campaña, pero desde luego que a la luz de cómo actúa en las Cortes y en el Ayuntamiento la realidad dista mucho de sus palabras", mantiene.

 

Virginia Carrera (Ganemos): "A Mañueco no le gusta ser alcalde de Salamanca"

 

La portavoz de Ganemos Salamanca en el Ayuntamiento de Salamanca, Virginia Carrera, ha llegado a la conclusión de que "a Mañueco no le gusta ser alcalde de Salamanca". Sobre su talante negociador, no tiene duda: "Es mentira que se dedique a dialogar, la prueba son los pactos sobre diversas materias que ofreció en el debate del estado de la ciudad, que no se ha hecho ninguno". Carrera considera que este tipo de afirmaciones del alcalde responden al momento de campaña interna en el PP en que está, "lo dice para mejorar su imagen", y únicamente "está pensando en su futuro político y no en los ciudadanos de Salamanca".

 

Alejandro González (C's): "No sé si será su talante, pero desde luego es algo que le ha venido impuesto.

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca, Alejandro González, manifiesta su respeto absoluto a las primarias del PP que entiende como un proceso interno, pero también ha analizado la frase. "No sé si será su talante, pero desde luego es algo que le ha venido impuesto. No sé cómo sería antes, pero aquí C's le ha obligado", asegura. También valora la "sensación de vacío de poder" que dejan las ausencia del alcalde para dedicarse a su partido. "Le invitamos a reflexionar sobre la situación de cara al futuro y más si acaba siendo presidente del PP, Ciudadanos también lo hará", ha dicho.

 

Pablo Fernández (Podemos): "El hecho de que Mañueco pueda ser el aspirante a la Junta, es una mala noticia para esta tierra porque representa lo más rancio de la política"

 

El secretario autonómico de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, ha calificado a Alfonso Fernández Mañueco como "un guiñol de Maíllo" mientras que el otro candidato, Antonio Silván, "lo es de Herrera". Fernández ha asegurado no tener dudas de que "en esta lucha de guiñoles en la que Mañueco es el guiñol de Maíllo y Silván el de Herrera" se acabará imponiendo el "candidato del aparato de Madrid", lo que convertiría al actual alcalde de Salamanca en presidente del PP en Castilla y León. A juicio de Fernández, "el hecho de que Mañueco pueda ser el aspirante a la Junta, es una mala noticia para esta tierra porque representa lo más rancio de la política".

Noticias relacionadas