El malogrado campo de fútbol de Santa Marta no daba las medidas y carecía de vestuarios

IU denuncia que el fallido nuevo campo de fútbol no tenía las dimensiones necesarias para acoger partidos federados y que se proyectó sin vestuarios.

La marejada en la Real Federación Española de Fútbol por la 'operación Soule' ha dejado en el camino el proyecto del nuevo campo de fútbol de Santa Marta. La federación, con importantes problemas económicos, ha decidido retirar la subvención de 150.000 euros que había ofrecido para construir un terreno de juego en el término tormesino, lo que ha obligado a desestimar el proyecto. Sin embargo, no es lo único que ha fallado para que el fútbol de esta localidad se vea sin su necesario nuevo terreno de juego.

 

Así lo ha denunciado el grupo municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Santa Marta, que asegura que el proyecto era inconsistente. Para empezar, el campo de fútbol no tenía dimensiones aptas para la competición federada por lo que era difícil conseguir una subvención de la RFEF para una instalación de medidas “no reglamentarias”. Según las fuentes consultadas, el campo daba las medidas reglamentarias justas, pero sin márgenes para banquillos, pasillo para los linieres en las bandas... con lo que no se podían jugar partidos federados y sólo serviría para entrenar. Al conocer esta circunstancia, pesó en la RFEF para pensarse la subvención y, finalmente, la retiró.

 

Además, para este cometido tampoco reunía las condiciones necesarias porque se había proyectado, según IU, sin vestuarios ni zona de aparcamiento, necesaria ya que el terreno donde se iba a construir no estaba en el casco urbano de Santa Marta, sino en una de las urbanizaciones de su término municipal.

 

Además, Izquierda Unida denunció en su momento la treta urbanística por cuanto no parecía razonable construir un campo de fútbol cuyo coste rondaría los 400.000 euros sobre la base de una auorización de uso provisional. Se criticó además que la zona necesitaría infraestructuras (vestuarios, aparcamientos, etc) con las que no se contaba y para las que se carecía de subvención.

 

IU ha celebrado el que el Ayuntamiento haya optado "por la prudente opción de destinar 200.000 euros de recursos propios, mediante una modificación presupuestaria, a rehabilitar la Escuela de Música", una infraestructura municipal que acoge un servicio muy demandado y que necesitaba con urgencia una intervención para su rehabilitación y mejora.

Noticias relacionadas