El 'maldito último minuto' le vuelve a sobrar a Unionistas

En el descuento, en el último suspiro se le marchó la victoria a Unionistas en su visita a la Cebrereña (2-2), en un encuentro que se le puso de cara 0-2 y que pudo sentenciar antes de que llegara el empate definitivo. 

Dos puntos más que vuelan en la última jugada. El último minuto va camino de convertirse en 'maldito' para Unionistas que por segunda semana consecutiva ve como se le escapa un partido que tenía en la mano. 

 

De hecho cualquiera que viera el primer tiempo podía haber pensado que Unionistas llevaba una ventaja clara en el marcador porque dominó desde el primer minuto y además convirtió sus primeras oportunidades en goles. El primero lo hizo pasados los diez minutos del encuentro cuando el central Manu Arias acertó de cabeza a llevar el esférico al fondo de las mallas.

 

Un gol que saciaba la posible ansiedad de Unionistas que no se fiaba de la Cebrereña e iba a por más, aunque en los locales Quirós generó la primera ocasión de gol bien resuelta por Sito.  En ese toma y daca el que montó mejor su ataque fue Unionistas y el que apareció una vez más fue Oskar Martín para hacer el segundo y poner el partido franco para los de Astu. 

 

Pero está visto que de un tiempo a esta parte Unionistas no puede tener un partido tranquilo y cuando parecía dominar el duelo se encontró con un tanto en contra fruto de una jugada de estrategia de los locales que resolvió Juanma mandando el esférico al fondo de las mallas. En media hora de partido tres goles y la sensación de que quedaba mucho por ver.

 

Y así fue. En el segundo tiempo los locales buscaron el empate y se encontraron con un tanto anulado pero también Unionistas tuvo la suya con un disparo de Diego del Castillo que pudo ser el tercero. Faltaba poco para el final y los visitantes ya querían atar la victoria pero justo cuando se estaba ya en el tiempo de descuento llegó el jarro de agua fría. Un disparo cruzado de Juli sorprendió al portero y llegó el empate justo antes de que el colegiado pitara el final. Lo pudo hacer antes. Antes del maldito último minuto.