El maíz rompe su tendencia a la baja y eleva el precio de los cerales

Por su parte, el ovino y el porcino tienden a repetir los precios de la semana anterior.
Después de varias semanas de tendencia a la baja del maíz, la lonja provincial de esta mañana ha vuelto a subir los precios de este cereal a pesar de que ambos lados de la mesa han destacado que el mercado se encuentra paralizado por las lluvias de los últimos días. No obstante, el maíz ha apuntado una subida de 4 euros, alcanzando los 203 euros por tonelada. La misma tendencia han registrado el resto de cereales, que han visto como subían sus precios.

Así, la mesa de la lonja ha reflejado que el mercado se encuentra más fuerte que en semanas anteriores. Tanto vendedores como compradores han destacado el cambio de tendencia, aunque la discrepancia ha llegado en la fuerza del mercado. Por ello, tanto el trigo panificable como el de pienso han registrado subida de tres euros, alcanzando los 206 y 201 euros respectivamente, mientras que la cebada ha subido cuatro euros y su precio se sitúa en los 201 euros por tonelada, aunque han destacado que se trata de un mercado de almacenistas y las ventas no las realizan los agricultores.

Subidas han registrado también la avena y el centeno a pesar de que se trata de mercados menos fuertes. Así lo han destacado los compradores, quienes se han mostrado de acuerdo en asegurar que se trata de dos mercados deprimidos en los que apenas hay ventas. Sin embargo, la mesa ha fijado una subida de un euro para la avena y de tres para el centeno.

En cuanto a las leguminosas todos los miembros de la mesa se han mostrado de acuerdo en repetir el precio de la lenteja, tanto de la de La Armuña como la de Salamanca, mientras que el garbanzo pedrosillano ha subido diez euros, alcanzando los 770 euros. Repetición tamén ha sido la elección para la paja, que mantienen sus precios una semana más tanto en el paquete grande como en el pequeño.

Consenso generalizado en la mesa de ovino, que ha optado por repetir los precios en todas las categorías, ya que consideran que el ganado que viene de fuera es más barato.

La polémica ha llegado en la mesa de porcino. Por una parte, en el cerdo blanco se ha destacado una semana de estabilidad, por lo que se ha optado por la repetición, igual que la semana anterior, a excepción de las cerdas, que han vuelto a subir, en este caso 0,02 euros, mientras que los lechones han subido tres euros y los tostones dos.

Sin embargo, el consenso ha sido más complicado en el porcino ibérico. Por una parte, los productores se han mostrado optimistas, y consideran que esta semana ha sido mejor que la anterior; pero los compradores han destacado que el optimismo no es real y que el mercado no es mejor que semanas anteriores. Así, han destacado que se mantiene la tendencia y que "hay más ganas de matar que cerdos en el mercado". Por ello, han considerado que "es el momento de ordenar los precios para tratar de equipararnos a Extremadura", ha asegurado Eloy García. Por ello, la decisión final ha sido una bajada de dos céntimos y mantener la tendencia de la semana anterior. Además, la mesa ha optado por subir diez céntimos los lechones de hasta 23 kilos y dos céntimos los marranos de entre 30 y 60 kilos. Esta tendencia al alza también se ha producido en los tostones, que han subido un euro. Por su parte, las reproductoras han mantenido su precio.