El macro campus ambiental de La Platina da un nuevo paso y aspira a situar Salamanca como referente nacional
Cyl dots mini

El macro campus ambiental de La Platina da un nuevo paso y aspira a situar Salamanca como referente nacional

Plano de situación de las sedes que formarán el futuro campus agroambiental.

Ayuntamiento y CSIC firman la cesión de una parcela para levantar el nuevo centro del Irnasa junto a la nueva facultad de Agrarias y un centro de transferencia a las empresas.

El futuro macro campus agroambiental de La Platina ha dado un nuevo paso para constituirse. El proyecto, que reunirá en un mismo entorno la nueva facultad de Ciencias Agrarias, la nueva sede del Irnasa y un nuevo centro de transferencia de la investigación a las empresas del sector agropecuaria, empieza a tomar velocidad prácticamente un año del primer anuncio, en octubre de 2018.

 

En concreto, se ha firmado la cesión de una parcela municipal en este sector para levantar el nuevo centro del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (Irnasa), un solar de algo más de 10.000 metros junto al que ocupará la nueva facultad de Agrarias, que ya firmó el acuerdo de cesión. Dos cesiones con las que se aprovecha un sector sin uso ni expectativas (estaba pensado para construcción residencial) para intentar reforzar la posición de Salamanca como centro de conocimiento.

 

En la presentación oficial de la firma, el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha especificado que se trata de una cesión gratuita del derecho de uso de suelo. La parcela cedida, con una superficie de 10.513 metros cuadrados y una edificabilidad de 15.769,50 metros, está en la prolongación natural del Campus Universitario Miguel de Unamuno y cerca del Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG) que harán de corredor hacia este nuevo campus especializado. 

 

Esta es la segunda 'pata' del proyecto una vez se firmó la cesión de terrenos a la Usal para la nueva facultad, que aportará la parte de conocimiento y docencia; el nuevo Irnasa aportará la investigación; y un nuevo centro planteado por la Diputación servirá para asegurar la transferencia de los conocimientos y las investigaciones a las empresas del sector. Para este centro la institución provincial tiene reservado un millón de euros. Los tres, junto al instituto de genómica, y cerca del campos Unamuno, formarán este nuevo campus.

 

Las expectativas en torno a este proyecto son muy altas. El alcalde García Carbayo ha explicado que se trata de una apuesta para ahondar en los planes de retención y atracción de talento investigador en centros universitarios. El alcalde ha pedido "pensar en grande" aplicando esta estrategia que permita en el futuro situar a Salamanca como referente de la investigación en este área tan concreta, el sector agroambiental. La clave será poder transferir las mejoras de la investigación y la docencia a las empresas agropecuarias.

 

Por su parte, el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, ha valorado la colaboración entre instituciones para sacar adelante este proyecto. De hecho, participan el Ayuntamiento, la Diputación, la Usal y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (del que dependen el CSIC y el Irnasa); solo falta la Junta, pero se espera una participación. "Estamos construyendo la referencia de la Salamanca del siglo XXI", ha dicho Iglesias que marca el objetivo de convertir la ciudad en referente en materia agroambiental.

 

 

 

El nuevo centro

 

El nuevo centro de investigación dispondrá de un edificio central para oficinas, salas de conferencias y laboratorios de uso común (de unos 2.600 metros cuadrados en total), además de un invernadero (de unos 500 metros cuadrados) con zona de almacén de materiales más salas de fitotrones, crecimiento de plantas, cabinas de flujo laminar y zona de limpieza y desinfección de materiales para plantas.

 

También dispondrá de una parcela experimental para cultivo de plantas de unos 300 metros cuadrados, para ser usada por varias instituciones, y un edificio para albergar animales de experimentación con zona de almacén de materiales, laboratorios de bioseguridad BSL2 y BSL3, y zonas de limpieza y desinfección de materiales para microorganismos (de 600 metros cuadrados aproximadamente). A lo que se suma una parcela experimental para alojar temporalmente a animales al aire libre (de unos 300 metros cuadrados).

 

La nueva sede del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca tiene previsto integrar a unas 60 personas entre investigadores de plantilla, personal de apoyo científico y de gestión, contratados para integrar los departamentos de Desarrollo Sostenible de Sistemas Agroforestales y Ganaderos, Estrés Abiótico y Procesos de Degradación Medioambiental y su Recuperación, con un total de seis grupos de investigación.