El legado del Reino de León hacia la modernidad

 
La capital leonesa acogió ayer la celebración del 1.100 aniversario del Reino de León con un justo homenaje a las aportaciones que desde esta tierra se hicieron por la modernidad, la democracia y la cultura. Nadie se olvidó, ni el Rey Juan Carlos, ni el presidente Herrera, ni el ministro Chaves, de evocar las Cortes de 1188 como el origen del parlamentarismo mundial y de la democracia, años antes que en el Reino Unido. También hubo palabras de elogio para un Rey, Alfonso IX, que dio valor a lo que emana del pueblo e impulsó la universalidad del pensamiento con el fomento de las universidades, y muy en concreto, la Universidad de Salamanca. Todo un ejemplo que hoy encarna el Rey don Juan Carlos, reconocido por todos como principal impulsor y valedor de la Transición española, pero también como firme mediador en favor del progreso de España. Por eso ayer no quiso dejar pasar la oportunidad de apelar a la unidad de todos, al trabajo de todos, y a la convicción y el compromiso de todos, para lograr que este país supere una crisis económica sin precedentes. Un claro mensaje ante la reunión que mantendrán hoy el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, a quien no sólo el jefe del Estado, sino todos los españoles, les demandan una solución válida y duradera para asumir de verdad las riendas de una nación a la deriva. Cada uno en el papel que le corresponde, y si alguno no sabe estar a la altura, el camino más sincero y responsable es dejar que otros tomen el difícil timón del Gobierno a elección del pueblo.