El lado Hyde de Perfumerías Avenida condena su versión Jeckyll

El banquillo con cuerpo técnico y jugadoras de Avenida

Perfumerías Avenida mostró sus dos caras en Sopron. La mala, la versión Hyde, que le condenó a ir 21 puntos abajo en el primer timepo y la Jeckyll, con tremenda remontada en la segunda mitad, aunque al final pagó el esfuerzo y acabó cediendo en el último minuto 73-67.

 

FICHA 

 

73 UNIQA SOPRON (29+15+9+20): Z. Fegyverneky (15), L. Halvarsson (12), Z. Simon, (12) S. Krnjic (14), I. Ciglar (10) –cinco inicial-, O. Zsovar (0), V. Weninger (0), A. Crvendakic (10).

 

67 PERFUMERÍAS AVENIDA (13+13+21+20): Silvia Domínguez (12), Jacki Gemelos (14), Vanessa Gidden (6), Gabi Marginean (8), Astou Ndour (9) –cinco inicial-, Leo Rodríguez (5), Cristina Pedrals (0), Vanessa Blé (0), Kristine Vitola (10).

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 3 de la Euroliga disputado en el pabellón Novomatic Arena de Sopron. 

Volvieron otra vez viejos fantasmas a Perfumerías Avenida en su visita al Novomatic Arena. Si algo ha demostrado este equipo por ahora son dos versiones bien distintas, dos caras y para contrarrestar la mala debería ya saber que no puede perder ni un segundo a la hora de entrar en los partidos. Su motor ya debe estar encendido cuando pita el colegiado el comienzo del encuentro porque de lo contrario, la fórmula diesel no le funciona.

 

Eso y que su ataque, por mucho talento que reúna, depende en buena medida de que acierte con la defensa. Fue atrás donde comenzó fallando el equipo salmantino en su visita a Hungría. Demasiadas facilidades atrás para un Sopron en el que Ciglar repartía juego mientras Fegyverneky, Krnjic y Halvarsson anotaban sin descanso.

 

Ni el tiempo muerto a los tres minutos solicitado por Miranda con 9-2 ni los sucesivos cambios variaron el rumbo. Al contrario. A Sopron le entraban los tiros de tres y Avenida perdía ocasiones fáciles bajo el aro o cometía errores y pérdidas que facilitaban que su rival acabara el cuarto con un claro 29-13 a su favor.

 

Aunque las azules anotaron cinco puntos seguidos y tuvieron balón para situarse a doce puntos, volvieron otra vez los regalos que alguien como Fegyverneky no desaprovecha. Había mejorado algo la defensa de las charras pero el ataque no acaba de carburar, sin apenas lanzamiento exterior y con demasiado trabajo para encontrar un buen tiro por dentro.

 

A cuatro del descanso Sorpron superaba los veinte puntos dw eventaja, 41-20, y sobre la bocina Simon evitaba que un triple de Liston –el primero de los nueve lanzados en los 20 minutos iniciales por cinco anotados de su rival-, dejara a Avenida más cerca, 44-26. 

 

Otro equipo regresó de vestuarios. Una transformación absoluta. Como si se hubieran pasado el cuarto de hora de descanso calentando para salir como motos, las jugadoras de Perfumerías Avenida se plantaron en defensa para cortocircuitar a su rival mientras en ataque apareció esa agresividad que para el equipo salmantino es casi sinónimo de acierto. Puntos de Vitola, de Marginean, de Gemelos y de una Ndour que anotó cinco puntos seguidos para situar a Avenida a cinco puntos 46-41.

 

Momento inorportuno para que Gemelos se llevara un fuerte golpe que la llevó al banquillo. Se rompió el quinteto y en parte la estabilidad defensiva. Ciglar anotó un triple que le daba aire a su equipo y Halvarsson apareció también para que la diferencia se volviera a disparar hasta los diez puntos, 53-41. 

 

Pero Avenida ahora sí estaba metido en partido y supo reaccionar a ese estirón dando otro a su favor para finalizar el cuarto con una desventaja que ni en los mejores sueños parecía posible al descanso, 53-47.

 

A un punto se puso Avenida, 55-54, nada más empezar el último parcial. Crvendakic decidió echarse a su equipo a la espalda y desde 6,75 consiguió darle aire, 59-54 antes de que Miranda parara el partido para intentar darle un poco de orden al ataque. 

 

El partido ya estaba en un toma y daca porque las azulones no se amilanaron y con un triple de Leo Rodríguez y una canasta de Gemelos logró lo que parecía imposible, situarse por delante por primera vez, 61-62. 

 

La igualdada era máxima y había que rematar la faena que se puso casi imposible a minuto y medio del final con un triple de Crvendakic, una pérdida de Avenida y una canasta de Fegyverneky para poner 71-66 a 50 segundos del final. El esfuerzo físico y mental ya había sido demasiado y al final las azules cedieron dejando la impresión de que Sopron se pudo sacar muchísimo más. Lección aprendida. Esperemos.