El Kiel vuelve a interponerse en el camino del Barça para proclamarse campeón de Europa
Cyl dots mini

El Kiel vuelve a interponerse en el camino del Barça para proclamarse campeón de Europa

Los jugadores del Kiel celebrando la victoria - Marius Becker/dpa

El conjunto de Xavi Pascual ha ido casi siempre a remolque del equipo germano, que se ha logrado escapar antes del descanso en parte gracias al portero danés Niklas Landin.

El FC Barcelona no pudo conquistar este martes su décima Copa de Europa de balonmano después de perder con claridad por 33-28 ante el THW Kiel alemán en la final celebrada en el Lanxess Arena de Colonia (Alemania).

 

El conjunto de Xavi Pascual no consiguió poner fin a su sequía en la máxima competición continental, que ya se alarga a cinco años después de un encuentro en el que no rayó a su nivel y en el que siempre fue a remolque de un rival, duro en defensa y apoyado en la figura del portero danés Niklas Landin.

 

El equipo blaugrana soñaba con levantar su décimo título, pero fueron los de Filip Jicha los que levantaron su cuarto trofeo, devolviendo el trono a la Bundesliga seis años después en una edición de la Champions marcada por la pandemia y que llevó su 'Final a Cuatro' a una fecha inusual.

 

El Barça no pudo imponer su trepidante ritmo con el que había sometido al PSG en su semifinal ni tampoco fue capaz de llevar al límite a un Kiel que llevaba una paliza física mayor de su duro encuentro, con prórroga incluida, ante el Veszprém. Pero el conjunto alemán no lo permitió, jugando bien sus bazas en ataque, casi siempre con un siete contra seis ante el que no encontró la respuesta más eficaz el nueve veces campeón, lastrado también por el mal partido de algunas de sus figuras como Palmarsson, Cindric o Janc.

 

En cambio, su rival siempre encontró argumentos ofensivos para mandar en el marcador, con Ekberg (8 goles) y Sagosen (7) como líderes, y desde ahí afianzar su duro 6-0 que maniató a un ataque lejos de su nivel y al que redujo a doce goles en la segunda mitad.

 

Los de Jicha fueron los primeros en romper un inicio igualado y marcado por las exclusiones, dos para un Sagosen que supo aguantar con esa presión. Landin empezó a marcar diferencias en la portería y pudo escaparse en el marcador (13-9), pero el Barça apretó y supo replicar para igualar a 15.

 

Sin embargo, el tramo final de la primera mitad fue dominado por el Kiel, que firmó un parcial de 4-1 para irse con cierta comodidad a reflexionar a los vestuarios (19-16). Y ahí tuvo claro que debía aumentar su fortaleza defensiva para controlar a los de Xavi Pascual que ya se pudieron volver a acercar.

 

Con Landin haciéndose cada vez más grande en la portería y el flujo anotador bajando considerablamente, el conjunto de la Bundesliga manejó muy bien su renta, que amplió hasta los cinco goles. El portero danés detenía casi todo y sólo un gran Aleix Gómez (10 goles) sabía como evitarle.

 

Con mucho esfuerzo y buenas acciones defensivas, el FC Barcelona logró mantener sus opciones y pudo haberle dado más emoción con 29-26. Aleix Gómez tuvo un siete metros, pero, curiosamente sin Landin en la portería, lo envió al larguero y ese fue el principio del fin blaugrana porque a continuación Ekberg no perdonó el suyo y fue la sentencia.