"El judo es un deporte altamente integrador"

Esta tarde se ha celebrado en Salamanca el Campeonato de España de judo para ciegos y deficientes visuales con el objetivo de dar a conocer y promocionar este deporte. 

La competición, de fase única, ha contado con la participación de 24 judocas de diferentes Comunidades Autónomas, repartidos en seis categorías: masculina (66, 73, 81 y más de 81 kilos), femenina e infantil.

 

El judo es el deporte que menor adaptación requiere para la práctica por personas con deficiencias visuales, ya que se rige por el sentido del tacto y el equilibrio, según explicó Vicente Areolas, director técnico y seleccionador nacional de judo en esta modalidad. De ahí que se rija por los mismos reglamentos internos que el judo para personas sin problemas visuales, salvo por unas mínimas modificaciones que se resumen en dos: la primera es que la competición se inicia con agarre; la segunda es la competición conjunta de las tres categorías (B1, B2 y B3) en las que se clasifica la deficiencia visual.

 

El campeonato que se ha desarrollado en Salamanca es más una prueba de promoción para dar a conocer este deporte y conseguir la atención de la gente que una competición pura y dura, según explicó Ángel Luis Gómez, presidente de la Federación Española de Deportes para Ciegos. Gómez, remarcó la falta de seguimiento de este tipo de deportes por parte de los  medios de comunicación y aprovechó la ocasión para destacar que los pasados Juegos Paralímpicos de Londres 2012 gozaron de una gran expectación popular (llegando, incluso, a convertirse en trending topic en Twitter).

 

Un deporte integrador

 

El hecho de que videntes y deficientes visuales puedan competir conjuntamente y que puedan compartir espacios deportivos hace del judo un deporte altamente integrador, comentó Ángel Luis Gómez. En este sentido, el próximo objetivo será conseguir la integración del judo para ciegos y deficientes visuales en una federación única que no haga distinción en lo referente a la discapacidad visual, como ya ocurre en otros deportes como ciclismo, vela, hípica o tenis de mesa.