El 'jubilado' Emilio Melero se aferra a los 73.000 euros más coche del Consejo de Cuentas

Emilio Melero, con el resto de miembros del Consejo de Cuentas. Foto: EP

Melero, que ya ha cumplido los 65 años, se postula para renovar como consejero en el órgano de cuentas al que llegó para un 'retiro dorado' en 2012, tras quedar finiquitada su carrera política.

El salmantino Emilio Melero se postula para renovar como consejero del Consejo de Cuentas de Castilla y León, un puesto con uno de los mayores sueldos de la administración autonómica y a pesar de que ha alcanzado la edad de jubilación. Su elección, no obstante, depende del acuerdo de las Cortes para renovar los órganos del Consultivo y el Consejo de Cuentas, bloqueada desde hace unas semanas, aunque Melero está en la lista de nombres propuestos para repetir otros cuatro años. Depende en buena medida de la decisión de Alfonso Fernández Mañueco.

 

Melero, que no ostenta cargo alguno en el PSOE desde 2008, encontró en 2012 en el Consejo de Cuentas un retiro dorado tras ver finiquitada su prolongada carrera política. Según el portal de transparencia de la institución, la retribución del cargo de consejero de este órgano fue en 2017 de 73.331,66 euros, superior al del presidente; además, tiene a su disposición un coche oficial para sus desplazamientos. La sede está en Palencia, pero es fácil verle en las Cortes de Valladolid. Un puesto que aspira a conservar a pesar de que ya ha cumplido los 65 años, el pasado mes de mayo.

 

Apartado de las listas tras su última legislatura en las Cortes como procurador, su destino era reincorporarse a su puesto de trabajo como maestro (tiene plaza en el Instituto Torres Villarroel), pero no lo hizo. En su lugar, se liberó en el sindicato UGT a la espera de que fructificara su ingreso en el Consejo de Cuentas como consejero, cosa que finalmente sucedió. Ocupa el puesto desde marzo de 2012. Antes fue secretario provincial del PSOE durante 18 años (hasta octubre de 2008), concejal del Ayuntamiento de Salamanca y diputado provincial, consejero en la extinta caja de ahorros salmantina y procurador en las Cortes regionales. Aspira a un tercer mandato en Cuentas (duran tres años).

 

Melero, licenciado en Filosofía, es un expolítico 'de letras' en un órgano cuya principal tarea es "fiscalizar la gestión económica y financiera del sector público de la Comunidad y demás entes públicos de Castilla y León". Este consejo emite informes sobre "la legalidad, regularidad y eficacia en el uso y gestión del dinero público", y con frecuencia tiene que señalar a ayuntamientos que no cumplen. 

 

Los cambios llegan cuando el actual presidente del Consejo de Cuentas, Jesús Encabo, tiene que dejar su puesto. Fue nombrado para un primer mandato de tres años en 2012 y renovado por otros tres en 2015, pero desde el pasado mes de abril tanto el presidente como sus consejeros han superado su mandato. Desde entonces, la renovación de cargos está pendiente.

 

El pasado día 9 de octubre, estaba previsto que las Cortes de Castilla y León se pronunciaran sobre una propuesta para renovar los presidentes y consejeros de los consejos Consultivo y de Cuentas. En la lista de los llamados a ocupar los cargos estaban José Manuel Fernández Santiago, Valle Ares y Francisco Ramos para el Consultivo y Mario Amilivia, Miguel Ángel Jiménez y Emilio Melero para el de Cuentas. Melero conservaba su sitio, pero el nombramiento de todos ellos carecía del acuerdo entre PP y PSOE porque los socialistas se negaban a que el expresidente de las Cortes y exvicepresidente de la Junta, Fernández Santiago, entrara en el Consultivo como nuevo presidente por su pasado en la 'operación Gürtel'.

 

La cuestión ha quedado sobre la mesa, y el líder del PP, Alfonso Fernández Mañueco se ha dado como tope un mes para cuajar un nuevo acuerdo que, de fructificar, podría incluir el nombramiento de un expolítico con el que el todavía alcalde de Salamanca ya coincidió en ayuntamiento y diputación.

Noticias relacionadas