El jefe de la UCO en Salamanca: "A 'El Chicle' sólo nos faltaba situarlo con Diana en los últimos momentos de Diana"
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

El jefe de la UCO en Salamanca: "A 'El Chicle' sólo nos faltaba situarlo con Diana en los últimos momentos de Diana"

El coronel Manuel Sánchez Corbí, jefe de la UCO, ha estado en Salamanca para presentar el libro que ha escrito junto a Lorenzo Silva y Gonzalo Araluce sobre la lucha de la Guardia Civil contra ETA. Aprovechando su presencia ha hablado sobre la investigación y resolución del caso del asesinato de la joven Diana Quer.

 

Desde que se conoció la detención de 'El Chicle' y se fueron desvelando datos como que la investigación de la Guardia Civil lo tenía en el punto de mira surgió la pregunta de por qué no se le detuvo antes. Sánchez Corbí lo tiene claro: "No porque no había pruebas antes y en España se funciona con pruebas. Es una pregunta lógica desde el punto de vista del ciudadano normal pero en España funciona lo que se llama 'el imperio de la ley' y las pruebas. Pasa con el caso de Diana y con cualquier delito, los sospechosos que investigamos hasta no tener pruebas son personas libres que pueden seguir delinquiendo. Aunque creas que alguien es malo, hasta que no tengas las pruebas tienes muy difícil hacer nada contra él". 

 

Durante meses se le pudo observar y relata que "sorprendido nos ha sorprendido en poca cosa porque es un tipo de delincuente que conocemos. Ahora bien, tenía la ventaja de que jugaba en su terreno, conoce a las Fuerzas de Seguridad y sabía como esquivarnos y como no caer en dejar pruebas que le incriminaran. Pero al final es cuestión de tiempo y sabíamos que tarde o temprano llegan esas pruebas. De hecho cuando se le detuvo ya prácticamente tenía sus días contados". 

 

La prueba que faltaba para poder detenerle era "poder situarlo en el sitio, hora, momento y lugar donde estuvo Diana en los últimos momentos de Diana. Faltaba situarlo ahí. Todo apuntaba a que era él pero faltaba poner pruebas encima de la mesa para el juez. Esa prueba era un estudio técnico que costaba mucho tiempo, faltaba situarlo con Diana en los últimos momentos de Diana".

 

Por eso aunque no hubiera intentado reincidir habría caído. "Tenía los días contados porque faltaban ya días para que esas pruebas se pudieran presentar. También hay que pensar que para nosotros había una cosa fundamental que era encontrar el cuerpo y eso no era fácil. Detener al asesino quizás habríamos podido porque la sospecha era muy fuerte pero si lo detenemos y no encontramos el cuerpo no es igual. Nosotros no como policias sino ya desde un punto de vista humano no era lo que queríamos por esos padres, como hay otros casos, no encontrar el cuerpo era un fracaso. Además que no sabíamos si actuaba solo así que ser sospechoso era una parte de la película pero nos faltaba redondear la operación". 

 

Un caso mediático desde el primer día y por eso responde a la pregunta de hasta qué punto estar en el foco de los medios perjudica su trabajo. "Eso hoy es inevitable y a nosotros nos perjudica relativamente poco. Nos perturba poco, nos distrae, nos marea pero a quien realmente perjudica y hace daño es a las familias de las víctimas. Creo que es el debate pendiente, ver cuál es el límite de manera se compagina el derecho sagrado a la información con el daño que se le causa a terceras personas". 

Noticias relacionadas