El italiano Jacobs coge el testigo de Usain Bolt en los 100 metros
Cyl dots mini

El italiano Jacobs coge el testigo de Usain Bolt en los 100 metros

El italiano Marcel Jacobs, nuevo rey de los 100 metros

Jacobs hizo saltar la banca en una final que daba relevo a Bolt, el dueño de la distancia olímpica desde Pekín 2008

El atleta italiano Lamont Marcell Jacobs se ha convertido este domingo en el heredero de Usain Bolt en la prueba de 100 metros al conquistar el oro olímpico en los Juegos de Tokio gracias a un cronómetro de 9.80 segundos por delante del estadounidense Fred Kerley, plata con 9.84.

 

Jacobs hizo saltar la banca en una final que daba relevo a Bolt, el dueño de la distancia olímpica desde Pekín 2008, y sin el plusmarquista mundial del año Trayvon Bromell, ni representantes jamaicanos ante la debacle de Yohan Blake en las semifinales.

 

Jacobs sacó tajada de una final apretadísima que comenzó con la descalificación británico Zharnel Hughes y que acabó con su gloria olímpica en lo más alto del podio. El comienzo no fue su fuerte, pero el italiano creció con el paso de la carrera y se adueñó de la misma en el último sector.

 

También frenó en seco al chino Bingtian Su, de 31 años, que llegaba a la finall con el récord de Asia (9,83) y el mejor crono de todos los contendientes. Sin embargo, fue Jacobs -quien ya avisó en 'semis' con el récord europeo- el que se colgó el metal más preciado.

 

El podio estuvo caro, como suele ser habitual en unos Juegos, y quedó en manos de Kerley y el canadiense Andre de Grasse, con 9.84 y 9.89, respectivamente. Fuera de la pelea -por este orden- se quedaron el sudafricano Akani Simbine, el estadounidense Ronnie Baker, el chino Su y el nigeriano Enoch Adegoke, séptimo y último de la prueba.

 

El oro de Jacobs completa una jornada histórica para Italia en la pista del estadio tokiota con dos oros sumado al de Gianmarco Tamberi en salto de altura. Además, es el primer título olímpico para un europeo en los 100 metros olímpicos desde que lo consiguiese el británico Linford Christie en Barcelona '92.